OTAN. (AFP)
COMPARTE

Los países de la OTAN acordaron este miércoles el ingreso de la organización en la coalición internacional que lucha contra los yihadistas del grupo Estado Islámico, un reclamo de Washington que deberán confirmar el jueves en una cumbre los mandatarios de la Alianza.

“Los embajadores de la OTAN acaban de tomar la decisión” de sumar la organización a la coalición, que ahora deberán “confirmar los jefes de Estado y de gobierno” en el encuentro del jueves, indicó a la AFP una fuente diplomática.

Estados Unidos quiere que la OTAN se convierta como organización en miembro de esta coalición internacional contra los yihadistas en Siria e Irak, en la que ya participan los 28 países miembros de la Alianza a nivel individual.

Desde hace tiempo, Washington, que lidera esta coalición que lanza ataques aéreos en apoyo a las ofensivas terrestres contra los bastiones yihadistas de Mosul y Raqa, llamaba a este ingreso y, en este sentido, el presidente estadounidense, Donald Trump, quería conseguirlo en su primera cumbre de la Alianza.

Y parece que funcionó. Esta fuente diplomática explicó que los embajadores acordaron “un plan de acción contra el terrorismo“, que incluye “el ingreso de la OTAN en la coalición internacional contra el EI y una expansión de los vuelos Awacs”.

La Alianza aportó hasta el momento, como organización “observadora”, un apoyo secundario a la coalición mediante las misiones de sus aviones de reconocimiento Awacs en cielo turco y sus actividades de formación a oficiales iraquíes.

El nuevo plan contempla que “los Awacs no solo vigilarán el cielo, sino que van a coordinar los vuelos” sobre Siria e Irak, “pero únicamente aquellos que no están vinculados a los bombardeos”, precisó la fuente, que pidió el anonimato.

Países como Francia o Italia se oponían en un principio a esta decisión, para no desgastar una imagen de la OTAN ya perjudicada por los bombardeos en Libia en 2011, que dejaron un mal recuerdo en los países árabes, había explicado una fuente diplomática.

 Un paso realmente importante

Para Estados Unidos, el ingreso de la OTAN en la coalición anti EI representaba “un paso realmente importante”, en palabras de su jefe de la diplomacia Rex Tillerson, antes de conocerse la decisión de los embajadores.

La lucha antiterrorista era una de las principales críticas de Trump contra la OTAN, que calificó incluso de “obsoleta” antes de asumir el cargo, aunque se desdijo meses después.

Esta organización puesta en marcha en 1949 para frenar la expansión de la URSS, era “excelente”, pero actualmente debe modificarse (…) para incluir el terrorismo“, había dicho.

Sus palabras no cayeron en saco roto. El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, señaló durante la mañana que la Alianza tenía que hacer más en la lucha antiterrorista tras el atentado yihadista de Mánchester (noroeste de Inglaterra), que costó la vida a 22 personas.

El presidente de la primera potencia militar mundial también criticó que sus socios transatlánticos no invirtieran lo suficiente en defensa, llegando incluso a cuestionar el principio de ayuda mutua de la OTAN en caso de ataque a uno de sus miembros.

Aunque en sendas visitas a Bruselas el vicepresidente estadounidense Mike Pence y el secretario de Defensa James Mattis intentaron tranquilizar a sus socios subrayando su compromiso con la OTAN, los mandatarios esperan que Trump despeje el jueves cualquier duda.

El presidente quiere realmente que los aliados intensifiquen sus obligaciones y aumenten su gasto militar nacional al 2%, tal y como se comprometieron a hacer en el plazo de una década en una cumbre en Gales en 2014, indicó Tillerson, quien advirtió que el discurso de Trump será “muy duro” en este punto.

Respecto al compromiso de defensa colectiva, plasmado en el Artículo 5 del Tratado de Washington, el jefe de la diplomacia subrayó que “por supuesto” lo apoyan y recordó que Washington ha sido el primero y único en invocarlo tras los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Restos de las Torres Gemelas, atacadas ese día por Al Qaida, figurarán en el memorial de la nueva sede de la OTAN como “símbolo de la solidaridad y nuestra lucha común contra el terrorismo”, según Stoltenberg.

Junto a estos restos, que desvelará el jueves Trump junto a la canciller alemana Angela Merkel, habrá un fragmento del muro de Berlín, cuya caída, símbolo del final de la Guerra Fría en Europa, “representa la victoria de la libertad sobre la opresión”, apuntó el jefe de la Alianza.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.