1) Me pareció muy tentador utilizar el título de este artículo de hoy, extraído del audio que consecuentemente publica los días lunes, con puntualidad inglesa, el conferencista carabobeño Arquímedes Román. El tema de la economía venezolana expuesta con tal claridad y exactitud es tan interesante que haré su transcripción, con algunos brincos, para que todos aquellos que deseen conocer con bastante fidelidad cuál es nuestra situación y dónde estamos parados en esa área de la renta, de la hacienda, lo puedan leer por este medio, cito: “¿Es verdad que existe una recuperación de la economía en Venezuela? A pesar de la campaña propagandística del régimen, Venezuela es uno de los países más pobres del mundo. Ahora, la pobreza no se circunscribe únicamente a los ranchos, sino que ahora también se anida en quintas y apartamentos en lujosas urbanizaciones de nuestras ciudades. Esa apariencia vistosa está en que hay una forma de abastecimientos de productos importados. El régimen logra combatir la hiperinflación permitiendo el flujo del dólar, eliminando los controles de precios, de impuestos, más la ayuda de la economía negra y la economía del narcotráfico. Súmele que los emigrados pasan regularmente divisas a sus familiares para que puedan subsistir, cuestión que por cierto es responsabilidad del gobierno. Mientras tanto, miles de miles de negocios y fábricas cerrados; hospitales sin atención, desabastecidos, apagones eléctricos frecuentes, escasez de agua, de gas y la construcción privada sigue paralizada. Resulta, lo cierto, es que tenemos la inflación más alta del mundo, además de la violación de los derechos humanos”.

Continúa más adelante Arquímedes Román: “tenemos seis millones de emigrados; el hecho brutal es que Venezuela es uno de los países más pobres del mundo. Estamos a nivel de Haití, del Congo, de Nigeria, pues estos son nuestros pares. La pobreza extrema es del 77 %, lo que sucede es que está escondida detrás de las fachadas de esos apartamentos y quintas. Estamos contestes que hasta que no regrese la democracia no retornará la auténtica recuperación económica de Venezuela”.

2) Punto aparte, ya desmentida la supuesta recuperación y dejando el fondo de la economía política de lado, tratemos entonces sobre algunos elementos que están hermanados para hacer posible retomar el camino hacia la democracia, el sistema de gobierno más perfectible. Partiendo de una verdad de Perogrullo, lo hablaba la semana pasada con mis buenos amigos: Humberto Seijas Pittaluga, Luis Tomás Izaguirre y Manuel Barreto Hernaiz, de que no existen dictaduras buenas y dictaduras malas. Todas las dictaduras son malas sean de izquierda, de derecha o deshonrosos gorilas. Estuvimos de acuerdo que hay que emprender el trabajo para reunificar las fuerzas. La unidad es un factor predominante. Asimismo, el liderazgo, el discurso serio y coherente. Hay mucho por hacer en lo doméstico; en pocas palabras, hay que poner la casa en orden. De manera que ese argumento que se escucha por allí sobre qué hacer de ahora en adelante hasta el 2024, una vez que el régimen impidió despóticamente que se realizara el referéndum revocatorio en contra de Nicolás Maduro, no es de tal manera, hay mucho que hacer, mucho que acomodar. Todo ese ensamble, acople, de los diferentes factores que conforman la oposición es arduo, espinoso, duro. Los bálsamos del tiempo suelen ser utilizados como desodorizadores y purificadores, no perdamos esto de vista.

A distancia de la reunión con los precitados amigos, estoy convencido de que es fundamental escoger cuanto antes el candidato presidencial para las elecciones presidenciales previstas para el año 2024 en elecciones primarias abiertas. Abiertas quiere decir, que puedan participar todos los venezolanos sin militancia partidista que así lo deseen. Del mismo modo que pueda aspirar cualquier compatriota que cumpla los requisitos que se establecerán en su momento.

Considero conveniente, más bien, que aquellos que aspiren lo hagan público de una vez, tal y como lo hizo Edgar Zambrano que propuso el nombre de Henry Ramos Allup. Ojalá hagan lo mismo María Corina Machado, Juan Guaidó, Henrique Capriles y muchos más. Y ese será, además, el líder indiscutible de la oposición…

Tiempos atrás era una grave exposición, un gran error escoger el candidato con tanta anticipación porque seguramente sería apedreado, se corría el peligro de “quemarlo” prematuramente; pero hoy día la situación es diametralmente diferente…

[email protected]




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.