COMPARTE

La ansiedad es una manifestación psicológica humana, causada por participar en los complejos y presionantes ambientes de la vida social actual, en particular a quienes vivan en zonas densamente pobladas. Todos podemos experimentar los efectos de la ansiedad. Hay quienes la manejan con éxito; otros quedan derrotados, disminuidos, y nada hacen para superarla. Puede iniciarse el control del problema, cuando la persona es consciente de los síntomas y sentimientos que vive. Es común la sensación de angustia, agitación y jadeo constante, ante algún peligro inminente, inevitable. De allí la sensación de “pecho oprimido” y dificultad para respirar.

¿Sobresale alguna causa? La presión del tiempo en una vida competitiva es una causa mayor de ansiedad; pensemos que la ansiedad es un problema de los tiempos modernos, no presente en otras épocas históricas, o al menos con tanta intensidad. La ansiedad es un padecimiento muy democrático, porque todos tienen posibilidades de sufrirla, aunque pertenezcan a niveles socios económicos diferentes. El problema radica en la estrategia de vida de las personas; en las maneras de enfrentar presiones, y en una condición muy relevante: Las formas como la gente administra el tiempo. Esto explica por qué, ante una misma situación (aparente), las reacciones son tan variadas: Para algunas personas, el atraso en pagar una cuenta, o desatender una cita, es factor que genera ansiedad, pero otros en nada se ven afectados por la misma situación (aparente).

Otro elemento, la responsabilidad, muestra fácilmente cómo se generan las causas de la ansiedad. Ser responsable, y lo que esto implica, son parte de los valores y principios tradicionales que regimientan, con más o menos fuerza, la conducta humana en cualquier sociedad. La irresponsabilidad es un poderoso factor generador de ansiedad. Hay quienes no se afectan por incumplir un trato. Pero por fallar a ese mismo compromiso, hay quienes  pasan noches sin dormir bien, y pueden sumergirse en una abierta ansiedad.

¿Cómo comenzar a enfrentar la ansiedad? Es primordial comenzar por aclarar qué nos afecta, para poder apuntar hacia ese “blanco”. Una adecuada iniciativa, razonable, rápida y eficiente, es entrar en un proceso de organizar y controlar la vida, en todos sus eventos, ambientes y horarios relevantes; tantos como podamos administrar cómodamente: sea en casa, en el trabajo y la escuela. Pueden entrar, también, los planes de ocio y diversión. ¡Al conducirnos de esta forma, buscamos asumir control sobre nuestra vida, y no al revés! No nos sometamos a mandatos y órdenes, a no ser las referidas, razonablemente, al trabajo. Esto, de verdad, funciona. ¡Comencemos, entonces!

COMPARTE
Hernani Zambrano Gimenez
Egresado de Universidad Central de Venezuela. Estudios de PostGrado en la Universidad de Stanford (USA). Profesor y Ex Director de Escuela de Educación (Universidad Carabobo, Valencia, Venezuela. Ex Director Escuela de Psicología (Universidad Arturo Michelena, Valencia, Venezuela). Asesor de Empresas y Productor Radial en Universitaria 104,5 FM (Universidad Carabobo, Venezuela).
Artículo anteriorHoy y Después en Valencia
Artículo siguiente¿Miedo al éxito o al fracaso? (*)



Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.