Sector salud en Carabobo protestó en contra de la crisis humanitaria. (Foto: Ángel Chacón)
COMPARTE

Dayrí Blanco | @DayriBlanco07

Mariana Rodríguez se ve bien. No luce enferma. A ella se le vio la mañana del lunes con una bandera de Venezuela entre sus manos gritando consignas. Lo hizo sin saber cuánto tiempo más tendrá la oportunidad de luchar, de vivir. Hace un mes dejó de tomar la medicina que la mantiene alejada de la muerte porque ya no llega al país. Es una de la más escasas en los inventarios farmacéuticos.

Ella es doctora, sabe muy bien que en cualquier momento su cuerpo rechazará el hígado que le fue trasplantado en 2013. “El inmunosupresor es indispensables para cualquier paciente que haya pasado por una cirugía como esa”. Cada día se acerca más a la posibilidad que su cuerpo rechace el órgano. “Si eso sucede pierdo el trasplante, sencillamente muero”, dijo la mujer de 50 años.

Con decisión participó en la concentración que el gremio de la salud convocó este 22 de mayo, con el apoyo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), en todo el país. Estuvo acompañada de varios colegas durante la actividad desarrollada en la Redoma de Guaparo de Naguanagua. Bianney Ojeda era una de ellas, quien con preocupación alertó que sus pacientes en la sala de rehabilitación fisiátrica infantil están expuestos a retroceder en lugar de avanzar.

No hay toxina botulínica que se emplea para disminuir la espasticidad. Tampoco cuentan con anticonvulsivantes. “Son niños que viven presos en sus cuerpos”. A eso se le suma que no existe en el país sillas de ruedas ni coches adecuados, y los inventarios de férulas antiequinas están en cero.

UNIÓN SIN CARNÉ POLÍTICO

Todos los gremios de la salud manifestaron en conjunto. Médicos, enfermeros, docentes y alumnos estuvieron presentes en la actividad para exigir la dotación de medicamentos e insumos. Raquel Martinluy, especialista en geriatría e integrante de Médicos Unidos Carabobo, fue clara: “No puede ser que por pensar diferente, sometan al pueblo a esta desidia. Cuando recibimos una emergencia nosotros no preguntamos partido político. Esto se tiene que acabar ya”.

Fue insistente en destacar que ellos fueron entrenados para salvar vidas, pero se sienten llenos de frustración e impotencia al no contar con las herramientas para enfrentar enfermedades gastrointestinales, neurológicas ni respiratorias, porque no hay gotas para nebulizar, pastillas para calmar el dolor, ni insulina para los diabéticos.

Yelipza Moreno, presidente del Colegio de Farmacéuticos de la entidad, alertó que la falla de medicamentos ya está por encima de 80%. “Tenemos un Gobierno indolente, no le importa la salud del pueblo. Y si el presidente Maduro no puede controlar esta crisis humanitaria tiene que renunciar”. Entre 10% y 20% de las farmacias del país cierra sus puertas al mes por falta de inventario.

La situación se refleja en cada instancia del sector salud. César Sánchez, presidente del Colegio de Bioanalistas de la región, denunció que en laboratorios clínicos públicos ni privados cuentan con los reactivos para hacer los análisis correspondientes. Sucede que familiares deben salir con las muestras en las manos para tratar de conseguir un lugar donde realicen alguna prueba “en ese ínterin se puede perder una vida, porque hay resultados que se necesitan rápido para que el doctor pueda tomar una decisión determinante. Nuestras peticiones no son a capricho”.

Daysi Sánchez ha tenido que, en varias oportunidades, decirle a padres de niños con crisis respiratorias que se los lleven a otro lugar. Ella es enfermera en el Hospital Rafael González Plaza, donde se atienden ese tipo de afecciones. “Pero no tenemos ni mascarillas para nebulizar”.

En la Facultad de Odontología de la Universidad de Carabobo, ya cuentan varios meses con los laboratorios de prácticas cerrados. Los alumnos tienen la disponibilidad de atender a los pacientes que van a diario, pero no tienen cómo hacerlo. Esto ha motivado que un importante porcentaje de los estudiantes abandonen la carrera antes de culminarla. Cuando Mariana Rodríguez estaba en las aulas de clases la situación era diferente. Ella sí pudo graduarse y ejercer en Venezuela, ahora está del otro lado. Es una paciente cuya vida depende de decisiones que tome el Gobierno.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.