La sociedad civil venezolana: Conferencia Episcopal, universidades, Fedecámaras, ONG, etcétera, se articularán con los partidos políticos con la idea de complementar y aunar esfuerzos para avanzar en la sustitución del régimen.  Rescatar la democracia y con ella el bienestar y dignidad de los venezolanos que como judíos errantes vagan por el mundo en busca de sustento para sus familias, serán las primeras preocupaciones del Frente Amplio Nacional.

Es un paso muy importante en esta nueva etapa de acomodos y reacomodos frente  a una lucha que necesita que todos rememos hacia un mismo objetivo y con una mismo plan de acción. Las marchas y contramarchas, las indecisiones, los intereses particulares, en otros casos, el participar o no en las elecciones presidenciales ha traído mayor confusión y desconfianza. Es absurdo, por ejemplo, que luego del fracaso de las negociones en República Dominicana, hasta ahora no se tenga una determinación avenida sobre ese hecho.

Lo sensato es que si no fue posible lograr las garantías para asistir al proceso electoral presidencial, entonces, como derivación se tome la decisión de abstenerse. Por lo tanto cabe preguntarse: ¿qué sentido tuvieron esas largas conversaciones si finalmente se haría lo que más le convendría al gobierno? Es, asimismo, una verdad que no necesita comprobación, el hecho de que no asistir al proceso de elecciones presidenciales, abstenerse, no deslegitima al régimen. Pero, en contraposición, no menos cierto es que asistir a ese evento electoral anticipadamente engañoso, legitima la reelección de Nicolás Maduro. Algo más, la encuestadora Meganálisis en un trabajo de campo que realizó el 4 de marzo a nivel nacional, arrojó que solo el 17.4 % estaría dispuesto a votar en la justa electoral, el rechazo alcanza el 61.7 %.

De tal modo, que los resultados de esa encuesta es producto de lo inadmisible de ir a esas elecciones con las mismas rectoras ladinas del CNE. Sin veedores internacionales imparciales, sin que se cumplan los lapsos para su convocatoria que deben ser seis meses una vez que las autoridades electorales hagan la convocatoria para el proceso electoral. Sobre esta base sería una torpeza ir a esas votaciones presidenciales en contracorriente de lo que opinan y piensan el Grupo de Lima, el secretario ejecutivo de la OEA, Luis Almagro, la Unión Europea, integrada por 28 países, además de otras naciones que individualmente también se oponen a ese acontecimiento irreflexivo.

En conclusión, la incorporación de la sociedad civil de manera activa, con voz y voto en las decisiones que de ahora en adelante surjan de la Mesa de la Unidad Democrática es una bocanada de aire fresco que remozará a ese equipo que necesita de mentes nuevas, frescas, se trata de la edad mental, intelectual, no cronológica.

[email protected]

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.