COMPARTE

 

Con la modalidad terapéutica CART no se va a acabar el cáncer, pero sí se abren nuevas puertas a tener moléculas más activas para manipular el sistema inmunológico debilitado en el paciente oncológico. Técnica con la que se estaría logrando estimular y alertar al sistema inmunológico y, por lo tanto, educar a esos linfocitos de nuevo.

Durante la jornada ‘Células CART: de la promesa a la realidad’, en España, Jesús María Hernández Rivas, especialista en investigación clínica en hematología y hemoterapia en el Servicio de Hematología del Hospital Universitario de Salamanca y catedrático en la Universidad de Salamanca, dieron a conocer esta nueva terapéutica para el tratamiento del cáncer. Encuentro organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) en Santander, con la colaboración de la compañía biotecnológica Celgene.

Una técnica totalmente novedosa y muy distinta de lo que se ha realizado hasta ahora. “Es una revolución absoluta por la cual, mediante esta terapia con células del propio enfermo enseñadas y entrenadas en el laboratorio, se puedan matar las células malignas del propio paciente”, reveló Hernández.

Son las células del sistema inmunológico del paciente, reeducadas genéticamente para que sean capaces de identificar y proliferar en contacto con un antígeno leucémico. La gran ventaja es que perviven en el paciente. “Es como un medicamento vivo que va a estar durante mucho tiempo en la sangre del propio paciente”, declaró, por su parte, Álvaro Urbano Ispizúa, director del Instituto Clínic de Hematología y Oncología (ICMHO) del Hospital Clínic de Barcelona.

Se ha comprobado que el sistema CART es muy eficaz en lo que conocemos como hemopatías malignas, en los cánceres de la sangre y, dentro de estos, en la leucemia linfoide aguda y en linfomas, destacó el experto”. Además, aseguró que “los resultados clínicos son muy buenos en leucemias linfoblásticas agudas, tanto del niño como del adulto, y en los casos de linfoma”.

Curación cuando no queda alternativa

las células CART tienen el potencial de curar a los pacientes que se quedan sin opciones de tratamiento, declaró Jens Hasskarl, senior nedical director clinical R&D de Celgene.

En cuanto a la fabricación de las células CART, este experto informó que es un proceso complejo y requiere una logística optimizada. Si bien el transporte transfronterizo de células es estándar para muchos centros clínicos de trasplantes, es una novedad para las compañías farmacéuticas y están aprendiendo a hacerlo a mayor escala.

Pero, debido a la complejidad de esta terapia, los centros clínicos están ahora estableciendo equipos especializados de CART para optimizar la atención al paciente, “lo que lleva a un cambio de los equipos de indicación unidisciplinar a equipos interdisciplinares en todos los departamentos”, añade.

La reciente aprobación de Kymria por la FDA es una señal emocionante de que estas terapias se pueden desarrollar a escala mundial, señaló el especialista.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.