La tradición cumplió 102 años. (Foto cortesía)
COMPARTE
El Baile de los Pastores del Niño Jesús de El Limón, es una tradición que data desde hace 102 años en el municipio Mario Briceño Iragorry, estado Aragua, en devoción al Niño Dios y para agradecer por los favores concedidos en el año transcurrido.

Esta manifestación cultural se estableció en el año 1914 el sector Niño Jesús de la parroquia El Limón y es desde 1905 cuando comenzó arraigarse en la identidad de sus habitantes.

El baile proveniente de Carabobo, despierta los más nobles sentimientos de amor, unión y hermandad

La imagen del Niño Dios traída para la época por Doña Amelia de Gómez, esposa de Juan Vicente Gómez, es venerada año tras año por los llamados pastores provenientes de diferentes partes del país, cada tercer domingo de diciembre.

Jonathan Sifones, uno de los fundadores del baile y miembro de la agrupación Niño Jesús, cuenta que la imagen permanece desde aquel entonces en una capilla, donde recibe las ofrendas y honores por los deseos cumplidos a sus fieles creyentes. También está la imagen del niño parrandero que es llevada a todos lados.

El baile proveniente de aguas calientes estado Carabobo, despierta los más nobles sentimientos de amor, unión y hermandad, que afloran en los fieles en la navidad.

Toda una fiesta llena de color y alegría se convierte esta centenaria tradición que este año se celebra este 24 y 25 de diciembre, con la participación de más de 100 pastores.

Sifontes relata que la tradición forma parte de la mezcla de culturas, algunos dicen que proviene de España y otra versión dice que es una tradición venezolana, por lo que se encuentra en proceso de investigación y de ser proclamada patrimonio cultural.

“El santo lo veneramos con este baile y hemos mantenido esta tradición como un legado que va de generación en generación”, expresó Sifontes.

(Foto cortesía)
(Foto cortesía)

PERSONAJES

Flor Segovia una de las colaboradoras del evento explica que el baile es representado por los personajes de El Cachero, quien mantiene el orden y guía de la formación que dirige el orden de los bailadores, las Pastorcillas y Pastores. Mientras que El Titiriji, un ave nocturna, pone el entusiasmo en el baile.

La Vieja y el Viejo, son otros de los personajes, que bailan al son de los músicos del cuatro, furro, tambor y güira. En el caso de los hombres se visten de mujer, debido a que cuando la manifestación estaba iniciando se veía que el baile entre el hombre y la mujer como algo pecaminoso.

Los trajes de los pastores se convierten en una explosión visual por su colorido, al estilo llanero con faldas, blusas y sombrero de tiras de colores, elaborados con papel crepe .

Segovia destaca que el proceso de elaboración de los trajes se da de manera separada, pues el día sábado danzan los adultos y el domingo los niños.

“El vestuario tiene mucho colorido, algunas personas le agregan algo particular, yo comencé viendo todo el proceso con mi mamá y aunque nunca he bailado he estado trabajando en esta tradición desde hace mucho”, dijo.

Para enseñar el arte de diseñar el traje, realizan talleres en escuelas, liceos y universidades en el estado Aragua, como una forma de mantener la tradición.

Preparación del baile

Del Valle del Rosario, celadora de la imagen del niño comenta que durante meses se preparan para el día del baile, con prácticas y talleres para los participantes.

Desde tempranas horas la mujeres preparan el sancocho para luego dedicarse al vestido del niño y a la colocación de flores naturales.

“Todos salen desde la casa de la señora guillermina, patrimonio de esta tradición en el sector, de allí todos avanzan a la procesión y recorrido de la imagen del niño por las calles de El Limón”, manifestó.

La señora Rosario, quien tiene más de 40 en esta tradición, cuenta que los pastores realizan el baile por un acto de fe, para agradecer por la salud y el bienestar concedido a sus fieles, además de hacer las peticiones del año venidero.

“Pagamos nuestras promesas cantando y bailando al niño, es un acto muy hermoso de fe “, subrayó.

Esta antigua tradición mantiene vivo el fervor y devoción hacia El Niño Dios, con la alegría y emoción de la navidad.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.