Las condiciones sanitarias y de hacinamiento, agravadas por la crisis en Venezuela, han incidido en el incremento de los casos de tuberculosis en el país. Mientras en el año 2010 se reportaron 2.190 casos, en 2015 la cifra registrada se elevó a 7.278. De esta forma, la incidencia de la enfermedad pasó de 21,9 casos por 100.000 habitantes a 23,5 por 100.000 habitantes.

Aunque en Venezuela no se tienen registros oficiales confiables sobre la situación de la tuberculosis en el país, los subregistros presentan datos aproximados que dejan ver cómo esta enfermedad ha ido ganando terreno, advirtió Jorge Díaz Polanco, investigador, especialista en Desarrollo, Planificación y Políticas de Salud e integrante del Observatorio Venezolano de la Salud (OVS).

Con la incidencia de la tuberculosis ocurre lo mismo que cuando estás en una tarde muy calurosa y dices “qué calor hace” pero no sabes cuántos grados hace, precisa el especialista. “Uno siente que este problema está creciendo y creciendo y es incontrolable”.

Entre los últimos cinco años, quizás 10, el aumento de la tuberculosis ha tenido que ver con el deterioro intenso y rápido de la calidad de vida de los venezolanos, donde han surgido una serie de condiciones que predisponen a las personas de contagiarse. Un ejemplo: Las condiciones de hacinamiento en los hogares pero, sobre todo, en las cárceles, y otro tiene que ver con los altos índices de desnutrición de familias enteras que no tienen acceso a alimentos suficientes y de calidad.

La escasez que estamos viviendo y precios incontrolados que hacen inaccesibles los alimentos, producen un conjunto de condiciones que son riesgosas para la persona que está desnutrida o mal nutrida, porque lo predispone más a la tuberculosis que otra persona. Si a eso ahora lo asocias con la aparición del sarampión y de la difteria, aún más. “Todas esas cosas están conectadas, porque de alguna manera están vinculadas a las condiciones de vida y a las formas en las que la gente interactúa entre sí”, acotó el especialista.

Propagación y prevención

La tuberculosis es una enfermedad producida por una bacteria que se propaga a través del aire y de una persona a otra con el contacto con la saliva de la persona infectada. Si no se trata de forma adecuada, puede ser mortal.

Hay vacunas que se pueden aplicar, pero es bien conocida la situación con las inmunizaciones en Venezuela. “Hubo denuncias de que solo se aplican las vacunas a aquellos que tienen el carnet de la patria; hay una discriminación flagrante de la población. Además, no existe la cantidad de vacunas suficientes o están restringidas para ciertas personas sobre las que el Gobierno define a quien sí y a quien no se las coloca”, manifestó Díaz Polanco.

El OVS ha entrado a formar parte de la Coalición Global de Activistas contra la Tuberculosis (GCTA, por sus siglas en inglés) a fin de lograr la meta de establecer un frente parlamentario de lucha contra esta patología, entre otros propósitos.

La coyuntura política de Venezuela ha dificultado esa labor. El OVS también está desarrollando actividades para lograr establecer un contacto estrecho y permanente con la Dirección de Enfermedades Respiratorias del Ministerio de Salud, responsable del Programa Nacional de Tuberculosis (TB). Estas actividades deberán tener mejores resultados en la medida en que cambie la situación política del país.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.