Foto: AFP

El argentino Lanús va por su primera Copa Libertadores como coronación de un exponencial crecimiento en los últimos años, enfrentando a un Gremio decidido a aprovechar la mínima ventaja de 1-0 que logró en la ida en Porto Alegre y levantar el trofeo por tercera vez.

1. Choque de estilos

La final enfrentará a dos equipos con propuestas muy diferentes. Un choque de estilos con el sello muy marcado de sus entrenadores, el argentino Jorge Almirón y el brasileño Renato Gaúcho.

Y ambos con personalidad en las antípodas: Almirón es serio, introvertido y sus indicaciones desde el banco salen como si fueran consejos amables a un niño, mientras su colega gesticula ampulosamente, va de un lugar a otro y es un verborrágico con pocos filtros.

El argentino Lanús tiene una devoción casi religiosa por la posesión del balón. Con movimientos precisos que nacen desde su área, puede poner los pelos de punta a los rivales que ven viajar el balón a lo ancho del campo hasta que el equipo acelera y se torna un torbellino en el área.

El seleccionado Lautaro Acosta es el que da el cambio de ritmo en velocidad para asistir al veterano José Sand, un típico delantero de área con olfato especial para el gol.

A diferencia de la historia brasileña, Gremio es un equipo más frontal con menor posesión y traslado que apuesta al contragolpe y busca golpear con sus peligrosos artilleros Luan, con 7 goles en el certamen, y Lucas Barrios.

2. Una ventaja exigua

Todos lo reconocen. El triunfo por 1-0 el miércoles pasado en Porto Alegre no habilita a los gaúchos a descorchar el champán antes del choque decisivo.

Gremio jugó un flojo partido en la ida, con un esquema conservador que le restó protagonismo ante sus 55.000 hinchas en el Arena de Porto Alegre y se supone que no cambiará en su visita a Lanús.

Fue más agresivo en la segunda mitad, cuando Cícero logró el triunfo al minuto 82, pero antes casi no había generado acciones de riesgo para el portero Esteban Andrada.

Su entrenador Renato Gaúcho estima que, por obligación, Lanús adelantará sus líneas en el duelo definitorio y sus dirigidos tendrán espacios libres para contragolpear.

Pero un dato clave es que, a diferencia del resto del certamen, en la final los tantos de visitante no cuentan con valor doble en caso de empate en el global.

Gremio cuenta a su favor con el empate, mientras que al ‘granate’ no lo queda otra opción que la victoria por más de un gol de diferencia para llevarse la Copa y habrá prórroga y tanda de penales si su triunfo es por un tanto.

3. Una Fortaleza

El estadio de Lanús ha sido bautizado hace años como La Fortaleza, aunque justificó el nombre con creces en recientes instancias de la actual Libertadores.

La primera proeza llegaría cuando el ‘granate’ derrotó 4-3 (2-0 en el tiempo regular) en la tanda de penales a San Lorenzo en los cuartos de final luego de haber accedido al desenlace de la llave con una caída en la ida por 0-2.

Pero la hazaña mayor, la que marcó su historia, la consiguió ante el poderoso River Plate en semifinales. En la ida Lanús cayó 1-0 en su visita al estadio Monumental y en la revancha, en La Fortaleza, comenzó perdiendo 2-0 por lo que estaba obligado a anotar cuatro tantos para pasar a la final. Y los hizo. José Sand (45 y 46), Lautaro Acosta (61) y Alejandro Silva (68, de penal) concretaron una remontada épica, que los argentinos se encargan de que no pase desapercibida para los brasileños.

“No nos tocó ganar de visitante desde octavos, pero la serie está abierta”, advirtió Almirón tras el partido en Porto Alegre.

4. Los goleadores

Si Lanús quiere levantar la Copa tendrá que apostar a los tantos de su veterano artillero José Sand quien, a sus 37 años, es el máximo goleador de la Libertadores, con ocho dianas.

Gremio, como en la ida, tendrá que centrar sus esfuerzos defensivos en parar a ‘Pepe’ mientras que la escuadra argentina lo tendrá mucho más difícil para frenar a la tripleta ofensiva de su rival, formada por Luan, el paraguayo Lucas Barrios y Pedro Rocha.

No en vano, Luan, a sus 24 años, ya es considerado por muchos como el mejor futbolista que juega en Brasil y secunda a Sand en la tabla de goleadores con siete tantos.

Barrios, con seis, y Rocha, con cuatro, conforman el ataque más devastador de toda la competición.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.