Foto EFE
COMPARTE

Brasil, mayor exportador mundial de carne bovina y de pollo y el cuarto de carne porcina, embarcó el martes tan sólo 74.000 dólares en carnes, el equivalente a sólo el 0,12 % del promedio de las ventas externas diarias en marzo, tras el descubrimiento de una mafia que adulteraba el producto.

La cifra, ínfima en comparación con los 60 millones de dólares de exportaciones diarias de carne de Brasil antes del escándalo, fue presentada por el Ministerio de Industria y Comercio Exterior en una reunión este miércoles en que fue analizado el asunto en la sede de la Presidencia, informaron hoy diferentes portales de noticias.

El Gobierno atribuyó el desplome de los embarques de carne a la incertidumbre generada entre los importadores por la operación realizada el viernes por la Policía Federal brasileña y que desmontó una organización criminal que adulteraba las carnes para poder vender productos con validad vencida o impropios para el consumo.

Pese a que el Ministerio de Industria y Comercio se abstuvo de confirmar o desmentir la cifra, el ministro de Agricultura, Blairo Maggi, reconoció que el escándalo provocó un enorme perjuicio en el sector.

De acuerdo con Maggi, algunas plantas procesadoras suspendieron temporalmente las compras de ganado de las haciendas ante la caída de las ventas y a la espera de que la situación se estabilice.

“Conversé con los productores y reconocieron que en efecto hay grandes pérdidas. Los procesadores, ante la incertidumbre por las restricciones a las importaciones de China y la Unión Europea, dejaron de comprar animales”, aseguró.

Según la policía, algunas procesadoras, entre las cuales plantas vinculada a las gigantescas exportadoras JBS y BRF, contaban con la complicidad de fiscales sanitarios corruptos para “maquillar” con productos químicos carnes que estaban en mal estado y no cumplían con los requisitos para el consumo.

El escándalo llevó a países como China, Corea del Sur, Chile, Hong Kong, Japón, Suiza, México, Sudáfrica y la Unión Europea (UE) a anunciar restricciones temporales a las importaciones de carnes brasileñas.

China y Hong Kong, que suspendieron los desembarques de carnes de Brasil, figuran entre los cuatro mayores destinos de los exportadores brasileños al lado de Egipto y Rusia.

Las exportaciones de carnes a cerca de 150 países, que el año pasado rindieron a Brasil cerca de 12.000 millones de dólares, representan cerca del 7 % de las ventas externas del país.

El Gobierno se ha apresurado a ofrecer explicaciones sobre la calidad de la carne brasileña y la eficacia de su sistema de fiscalización sanitaria y ya consiguió que Corea del Sur revirtiera su decisión.

El presidente brasileño, Michel Temer, ha insistido en que el problema es puntual y tiene números “insignificantes”, ya que involucra a 21 de los 4.383 frigoríficos de Brasil y a 30 de los 11.300 fiscales sanitarios.

Para revertir las consecuencias del escándalo, el Ministerio de Agricultura determinó la suspensión de las exportaciones de las 21 plantas investigadas.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.