La actriz australiana Cate Blanchett recibió el César de Honor de manos de la actriz francesa Isabelle Huppert (EFE/EPA/IAN LANGSDON)

“Las ilusiones perdidas”, adaptación de la novela homónima de Honoré de Balzac dirigida por Xavier Giannoli, cumplió este viernes los pronósticos y se coronó como la gran ganadora de los premios César del cine francés, que en su ceremonia de entrega mandaron un mensaje de apoyo a la población ucraniana.

La cinta tenía 15 nominaciones y ganó en siete como mejor película, actor revelación (Benjamin Voisin), actor secundario (Vincent Lacoste), fotografía, adaptación, vestuario y decorado. El premio a mejor dirección fue para Leos Carax por “Annette”.

Ambientada en el siglo XIX, “Las ilusiones perdidas” ofrece un retrato ácido de la prensa, la corrupción y la lucha de clases y de poder a través de la historia de Lucien (Voisin), un joven aspirante a poeta, enamorado de una aristócrata (Cécile de France) y que llega a lo más alto y a lo más bajo de la escala social.

“Annette” tenía once nominaciones y se llevó cinco estatuillas, también al mejor montaje, sonido, efectos especiales y banda sonora original. Benoît Magimel por “De son vivant” y Valérie Lemercier por “Aline” ganaron como mejor actor y actriz, y Vincent Maël Cardona vio premiada su ópera prima, “Les magnétiques”.

“Madres paralelas”, de Pedro Almodóvar, estaba nominada a mejor película extranjera, categoría en la que resultó ganadora “The father”, dirigida por Florian Zeller y protagonizada por Anthony Hopkins y Olivia Colman.

Esta 47 gala tuvo lugar en la sala Olympia de París, con un recuerdo especial a Jean-Paul Belmondo y Gaspard Ulliel, fallecidos respectivamente en septiembre de 2021 y el pasado enero, este último por un accidente de esquí.

GALA SOLIDARIA

Las ganas conjuntas de celebración no dieron la espalda a la situación internacional tras la invasión rusa de Ucrania.

“Esta noche no vamos a cambiar el mundo. Nos vamos a reír y a emocionar porque la esencia de nuestro oficio es continuar pase lo que pase, aunque el mundo parezca que se hunde a nuestro alrededor. Pensemos en los ucranianos y estemos a la altura de la suerte que ellos no tienen”, dijo a su inicio el maestro de ceremonias, Antoine de Caunes.

La ministra francesa de Cultura, Roselyne Bachelot, había lanzado un mensaje de apoyo ya en la alfombra roja: “No quiero fastidiar la fiesta, pero nos acordamos mucho de lo que le pasa en Kiev a la población ucraniana. Hay artistas, cineastas, periodistas, y nos solidarizamos de verdad con ellos”, apuntó.

No fue el único tema de reivindicación. Arthur Harari, César al mejor guion original por “Onoda, 10.000 nuits dans la jungle”, pidió a los productores ser valientes frente al poder de las plataformas: “Intentad diferenciaros. Tomad las decisiones que ellas no toman. Haced existir lo que ellas hacen desaparecer”, sostuvo.

Una de las sorpresas de la noche la dio Aïssatou Diallo Sagna, enfermera en la vida real y premiada como mejor actriz secundaria por “La fracture”: “Cuando tomas riesgos pueden pasar muchísimas cosas bonitas, no importa de dónde vengas o tu color de piel. Yo soy la prueba”, dijo en un discurso dedicado al personal sanitario.

Fue una gala sobria, lejos de la polémica desencadenada en 2020 por las doce nominaciones a “J’accuse”, de Roman Polanski, sobre quien pesaba una nueva acusación de violación, o en 2021 por la actriz Corinne Masiero, que se quitó la ropa en el escenario para reflejar que el cine estaba “desnudo” por la falta de ayudas frente a la pandemia.

La actriz australiana Cate Blanchett, que el 12 de febrero recibió el primer Goya internacional, fue recompensada esta vez con el César de Honor, una distinción, recibida de manos de Isabelle Huppert, y ante la que celebró el poder del cine para hacernos entender el mundo que nos rodea.

AÑO DE RECUPERACIÓN EN LOS CINES

Tras un funesto 2020, año en el que desde marzo las pantallas de los cines estuvieron apagadas en Francia casi ocho meses debido a las restricciones impuestas por pandemia, la ceremonia de 2022 llegó precedida de señales positivas.

La asistencia a las salas en 2021, con 96 millones de entradas, mejoró un 47 % respecto a 2020, aunque se mantuvo un 55 % inferior a la de 2019. Pero si no se cuentan los 138 días en que los cines estuvieron cerrados el descenso se situó en el 23,2 % en comparación con 2019, que había sido el segundo mejor año desde 1966.

“Ha sido un buen año para el cine a pesar de todos los obstáculos”, dijo De Caunes sobre un 2021 en el que Francia brilló en los principales festivales: “Titane”, de Julia Ducournau y sin premio esta noche, ganó la Palma de Oro en Cannes, y “L’Événement”, de Audrey Diwan, el León de Oro de Venecia. Por esta última Anamaria Vartolomei fue hoy la mejor actriz revelación.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.