COMPARTE

Entre un 2% y un 4% de la población, sufre de Fibromialgia. Enfermedad cuya efemérides, se conmemora este viernes, 12 de mayo, a escala mundial. Las mujeres en edad laboral, en su mayoría, son las más afectadas, m. Y al contrario de lo que se cree, este síndrome no solo produce dolor generalizado y constante, sino otros síntomas tan variados como insomnio, problemas de concentración y de memoria e, incluso, alteraciones gastrointestinales.

En la conmemoración de esta fecha, se quiere llamar la atención sobre las necesidades de los afectados por esta enfermedad que la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce desde 1994. Se trata de un cuadro o síndrome, puesto que tiene muchos y variados síntomas y signos: dolor generalizado, crónico, constante y muy invalidante, fatiga extrema, insomnio, problemas de concentración y de memoria.

Allteraciones gastrointestinales (como estreñimiento y diarrea), hormigueos en manos y piernas, contracturas, sequedad de la piel, los ojos y la boca e intolerancias a múltiples fármacos y alimentos, así como ansiedad y depresión.

El origen del dolor

“Aunque la fibromialgia tiene muchos síntomas, lo que la define es el dolor generalizado. A los pacientes les duele todo, incluso que les peinen o les corten las uñas o el pelo. Es un dolor exagerado.

Se pensaba que era un problema reumatológico, pero hoy sabemos que es neurológico y se debe a una alteración de las funciones del sistema nervioso central”, explica José María Gómez Argüelles, neurólogo del Hospital de La Luz (Cuenca) y de la Clínica La Luz (Madrid) y coordinador del Grupo de Estudio de Fibromialgia de la Sociedad Española de Neurología (SEN).

Este mal funcionamiento del sistema nervioso central repercute en los músculos, las articulaciones y la piel. Lo que conduce a todos esos síntomas, pero cuando se realizan pruebas de imagen o analíticas a los pacientes, no se detecte nada. Fenómeno que ha llevado a tildar a los afectados de personas con problemas psicológicos o psiquiátricos. Sin embargo, los pacientes sienten dolor.

Aún el por qué de este dolor, no se había precisado hasta el momento. Pero, en fechas recientes lo ha permitido la resonancia magnética funcional: Se aplica un estímulo doloroso en una parte del cuerpo del afectado y se ha observado el área involucrada en la respuesta a ese estímulo.

De esta forma, se ha evidenciado que, en estos pacientes hay más parte del cerebro implicado, en que se activan más neuronas (o células cerebrales) frente a ese estímulo doloroso. Como consecuencia, se siente tanto dolor generalizado en el cuerpo y también que haya problemas de concentración y de memoria.

Y aunque su origen sea en el sistema nervioso central, No es una enfermedad neurodegenerativa -los enfermos no terminarán en silla de ruedas o encamados-. Sí es una dolencia que cursa en brotes o oscilaciones, épocas durante las cuales los pacientes sienten más dolor.

Poco diagnóstico…

Debido a las características de la fibromialgia, que afecta a muchos sistemas del cuerpo (sistemas nervioso, intestinal, dermatológico y límbico) y a la inexistencia de una prueba específica para establecerla, esta tarda en diagnosticarse entre cinco y ocho años.

Tiempo que supone un peregrinaje por distintas consultas médicas y a pasar por diferentes especialistas hasta dar con el dictamen. Se estima que hasta el 90% de los afectados no están diagnosticados, según datos del EPIFFAC, el primer estudio epidemiológico del impacto familiar y laboral de la Fibromialgia en España.

Las pacientes pueden tardar siete años en llegar al diagnóstico. Como aseguran diferentes investigaciones, “Se afirma a menudo que la fibromialgia es un diagnóstico de exclusión, al que se llega después de haber descartado otras enfermedades y esto hace que se retrase el diagnóstico.

Pero si se tienen en cuenta síntomas como que al paciente le duela todo, la fatiga, el estreñimiento y la diarrea, es muy difícil equivocarse y cometer un error”, señala Gómez Argüelles, de la Sociedad Española de Neurología (SEN).

Sin disponibilidad de tratamiento 

Todavía no hay un tratamiento que haya demostrado cambiar la evolución de la enfermedad ni tampoco curativo, sino solo para aliviar síntomas como el dolor y la fatiga. Entre las distintas terapias actuales figuran el ejercicio moderado y adaptado y las terapias de afrontamiento de la enfermedad, para ayudar a convivir con ella, desde el punto de vista psicológico.

Ahora, gracias al hallazgo de que la fibromialgia se origina en el sistema nervioso central, en los próximos años puede que se desarrollen nuevos tratamientos enfocados a atacar la raíz del problema y que, por lo tanto, podrían ser más efectivos.

Por lo pronto, ya se aplica la técnica de estimulación eléctrica o magnética, dirigida a las zonas del cerebro que están modificadas porque tienen la señal alterada del dolor, así como técnicas para evitar las intolerancias a los fármacos o los alimentos.

También se prueban fármacos que actúan al nivel del sistema nervioso central, como los neuromoduladores, los antiepilépticos o los antidepresivos, que modulan el sistema nervioso, pero cuya eficacia es muy baja, porque no actúan en las áreas afectadas en este tipo de pacientes”, precisó Gómez Argüelles.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.