(EFE)

Las dos olas de calor que ha vivido Francia este verano causaron cerca de 1.500 muertos, según las cifras presentadas este domingo por la ministra de Sanidad, Agnès Buzyn, que resaltó que son diez veces inferiores a los 15.000 de 2003, un año que ha quedado marcado para la historia.

Los dos periodos de canícula de este verano duraron 18 días, frente a los 20 días de 2003, y afectaron a 20 millones de personas, explicó Buzyn en una entrevista a la emisora “France Inter”.

El primero a finales de junio y comienzos de julio provocó 567 decesos y el segundo a finales de julio 868, según las cifras del departamento de Sanidad.

La mitad fueron personas mayores de 75 años, según la ministra, que precisó que una decena de muertes se produjeron en relación con el trabajo, en los sectores de la construcción, la restauración o la agricultura.

A su juicio, la sociedad debe integrar este problema de las olas de calor “en su funcionamiento diario” porque “no se puede tener exactamente el mismo funcionamiento en los transportes, en el mundo del trabajo, cuando hay 45 grados en París”.

“Debemos tener planes y organizaciones porque estos fenómenos de canícula van a repetirse y probablemente se van a intensificar en los próximos años”, añadió.

En julio se registraron muchos récords históricos de calor en Francia. En París, con 42,6 grados, se superó en más de dos grados el anterior máximo de 40,4 grados que databa de 1947. EFE




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.