Una instalaciones del campo petrolífero de Majnun, situado al norte de la ciudad iraquí de Basora, a 40 km de la frontera iraní, en una fotografía tomada el pasado 25 de marzo. AFP

Los precios del petróleo alcanzaron el lunes su nivel más bajo en tres meses y medio tras haber perdido cerca de 10 dólares en dos semanas, consecuencia de la huida de los inversores, preocupados por las tensiones comerciales.

En Londres, el barril de Brent del mar del Norte cayó a 61,28 dólares, su precio más bajo desde fines de enero.

En Nueva York, el barril de WTI retrocedió hasta 53,25 dólares, su piso desde mediados de febrero.

Más temprano, durante los intercambios en Asia, el Brent cayó hasta 60,55 dólares el barril y el WTI a 52,11 dólares, sus niveles más bajos en tres meses y medio y una caída de cerca del 12% en las tres últimas sesiones.

“Las preocupaciones sobre la macroeconomía alcanzaron al petróleo”, apuntan los analistas de Goldman Sachs en una nota.

La guerra comercial entre Estados Unidos y China es la principal preocupación del mercado.

“Nuestros economistas consideran que los aranceles que se aplican los dos países podrían hacer bajar el PIB mundial de 0,3% en los próximos tres años, y quizás más si China responde”, indican los analistas de Goldman Sachs.

China acusó el domingo a Estados Unidos de ser el responsable del fracaso de las negociaciones comerciales, lo que no deja entrever una solución a corto plazo.

La perspectiva de un factor negativo que afecte al PIB mundial suele provocar la caída de la cotización del petróleo.

La preocupación por la demanda se incrementó además con el aumento reciente de las reservas de petróleo en Estados Unidos, primer productor y consumidor mundial.

“Esto afecta en particular al WTI estadounidense, difícil de exportar” y muy dependiente del mercado nacional, indica Bjarne Schieldrop, un analista de SEB.

Según las estimaciones de varias agencias financieras, la producción de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) disminuyó de nuevo en mayo, lo que significa que la OPEP “suministró menos crudo que el que le piden sus compradores”.

Dos países de la OPEP, Venezuela e Irán, sufren además de las consecuencias de las sanciones de Washington a sus exportaciones de petróleo.

Mientras tanto, los demás miembros del cartel siguen con sus esfuerzos para limitar su producción en el marco de la llamada OPEP+, que incluye también a Rusia, entre otros países.

Esta situación implica que la producción fuera de Estados Unidos no responde a la demanda mundial, “una situación perfecta para que las reservas mundiales disminuyan considerablemente” en los próximo meses, indica Tamas Varga, un analista de PVM.

Sin embargo, existe un riesgo de que “todo se hunda en la próxima reunión de la OPEP y que el acuerdo de limitación de producción no se renueve”, dijo en analista, lo que haría aumentar la oferta de crudo en el mercado.

La OPEP+ tiene que reunirse en breve, probablemente en junio o en julio, para decidir si prolonga o no el acuerdo.

En la última reunión, celebrada en diciembre, Irán se opuso a la limitación de producción que promueve Arabia Saudita.

Desde entonces la tensión entre los dos rivales regionales se acrecentó por los ataques contra petroleros y un oleoducto saudita, de los que Arabia Saudita acusa a Irán. AFP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.