GNB Rubén González
(Foto: Richard Tineo)
COMPARTE

“Me dieron, me dieron”, las últimas palabras que gritó Rubén Dario González Jiménez  (16) tras recibir un impacto de bala, presuntamente por un funcionario de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) durante la represión, la tarde del lunes en el sector cinco de La Isabelica.

Los compañeros de la resistencia de Rubén Darío recordaron mientras se escuchaban detonaciones, que el joven estaba de pie frente al piquete de la GNB, de repente escucharon, a pocos pasos, las últimas palabras de González: “Me dieron, me dieron”. Aunque intentaron ayudarlo, murió casi al instante.

LEA TAMBIÉN: GNB mantiene la represión en La Isabelica tras asesinato de manifestante

Lo llevaron a la Policlínica Elohim, a pocos metros del lugar donde cayó, pero ya no había nada qué hacer, fue ingresado sin signos vitales. “La bala entró por el lado derecho del tórax y salió por el lado izquierdo”, comentaron en el centro de salud.

Los vecinos del sector 5 cumplieron con la convocatoria del trancazo, en la entrada de la avenida Este Oeste. “Salimos a trancar pacíficamente desde las 12:00 m y a las 3:00 p.m. ya teníamos a la guardia aquí”, explicó un miembro de la resistencia.

Alrededor de las 3:00 p.m. comenzaría el preámbulo de los últimos momentos de Rubén González junto a sus compañeros. A las 5:00 p.m. los cuerpos de seguridad iniciaron una fuerte represión contra quienes manifestaban de forma pacífica. “Lanzaron metras y perdigones de goma, también vimos un arma de fuego, e hirieron a dos” comentó una joven del sector.

Según testigos, fueron dos los jóvenes heridos por arma de fuego a las 5:40 p.m., uno que murió al instante y el otro de 18 años, quien presentó dos heridas con entrada y salida. “Una bala dejó el escroto del chamo expuesto y la otra quedó dentro del músculo”, comentó la doctora que estabilizó al joven en uno de los ambulatorios de la zona.

“Yo le dije que no saliera, pero él no hizo caso”

La señora Dexy González, madre de Rubén, se enteró minutos después del asesinato de su hijo. Los vecinos la apoyaron durante la caminata hasta la clínica, donde tendría la fuerte responsabilidad de identificar el cuerpo.

Rubén Darío solía decir que quería una Venezuela diferente, que le dolía la situación del país. Sofía, una persona cercana al joven, siempre le decía “cuídate hijo”.

La madre gritaba desconsoladamente: “Ellos me lo mataron ¡No puede ser!”. Algunas personas le hacían llegar su apoyo, pero ella respondía: “Yo no quiero apoyo, yo quiero a mi hijo”.

Dexy González tenía planes para llevar a su hijo a Colombia. Quería evitar que siguiera exponiendo su vida en las protestas. “Yo le dije que no saliera, pero él no hizo caso”.

Al llegar a la Policlína Elohim, funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) resguardaban el área. La sociedad civil y los jóvenes de la Resistencia esperaban a la madre, que al pisar el centro de salud se desplomó, abrazada con otro familiar .

Quienes vieron morir al muchacho rodearon a la madre y entonaron el himno nacional para despedir al joven. Los aplausos fueron de ellos y de la sociedad civil, que gritaba a un solo coro: “Valiente, valiente”.

Indignados, los presentes comenzaron a gritar: “Maldito es el soldado que dispara contra el pueblo” una y otra vez más alto y más rápido.

No bastaba la muerte de un manifestante. A las 7:40 p.m., una vez trasladado el cuerpo sin vida del joven, la GNB continuó la represión. Múltiples detonaciones de perdigones y bombas lacrimógenas asediaron a los jóvenes de la resistencia y las casas cercanas, afectadas por el gas.

LEA TAMBIÉN: Noche de terror en La Isabelica por represión de la GNB

Rubén Darío González Jiménez (16) este lunes se convirtió en la cuarta víctima mortal de la represión en Carabobo desde que iniciaron las protestas antigubernamentales hace 101 días.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.