COMPARTE

¿Comería usted un trozo de lasaña Colgate? Muy probablemente no. Entonces no es de extrañar que la línea de comida congelada de la marca de higiene bucal esté ahora en el menú del Museo del Fracaso.

La exposición hizo su debut en Suecia en junio y desde la semana pasada está en Los Ángeles. Cuenta con más de 100 artículos que van desde modelos a escala del Titanic y del DeLorean, el automóvil de Volver al Futuro, hasta una máscara eléctrica que supuestamente rejuvenecía y era promocionada por la actriz Linda Evans, de la famosa serie de los noventa Dinastía.

Además, tiene una sección especial dedicada a las ideas de Donald Trump, que Samuel West, director y curador del museo, llamó el santuario del presidente estadounidense. Dentro de esa vitrina está Trump: The Game, un juego de mesa en cuya caja roja con el rostro de un joven Trump se lee: “Estoy de vuelta y estás despedido”. También una botella de vodka Trump, un libro de su supuesta universidad -que tuvo problemas con la justicia- y una gorra roja con su lema de campaña Make America Great Again.

“Es un hombre que construyó su imagen de empresario exitoso, es su marca registrada, pero si nos fijamos en sus iniciativas de negocios, fueron desventuras, un fracaso detrás de otro”, indicó West, para quien la gorra es una premonición del descalabro que será el gobierno del magnate republicano, que en enero cumplirá su primer año.

– Cansado de historias de éxito –

Están en la colección las gafas de Google, así como unas hechas por Nike que requerían que el usuario se colocara imanes en la piel; la Coca Cola BlaK, una gaseosa a base de café, y la Crystal Pepsi, transparente. Además, hay una muñeca harapienta, con ojos melancólicos y la mano extendida como pidiendo: se llama Little Miss No Name, Señorita sin nombre; y el Edsel, un modelo de la década de 1950 de Ford.

Los visitantes pueden escribir sus propios fracasos en un muro o confesionario, donde se lee varias veces: “Vote por Trump”.

Aunque la lasaña de Colgate está expuesta, se trata de una réplica porque, como West explicó, la empresa nunca accedió a entregarle un paquete. En todo caso y aunque puede sacar algunas carcajadas, también está rodeada de mensajes en la pared que se resumen en una única idea: no hay nada malo con fallar.

“Para el progreso tecnológico se necesitan muchos fracasos en el camino. Pero es lo mismo en la innovación social: como individuos, cuando aprendemos cosas nuevas, fracasamos. Creo que debemos aceptarlo más”, añadió West, que tuvo la idea de su museo porque estaba cansado de las historias de éxito.

– Impacto con el fracaso –

La colección, que estará en Los Ángeles hasta enero antes de ser trasladada a otras ciudades de Estados Unidos, se une a otros curiosos museos de la ciudad: de relaciones que se acabaron y el despecho; de conejos, de la muerte y hasta del terciopelo.
West no tiene patrocinadores “las compañías no quieren ser asociadas con un museo sobre el fracaso”, pero recibe todas las semanas paquetes con donaciones para su colección. Una vez le mandaron una bolsa de papas fritas con sabor a café capuchino.

Y al día siguiente de inaugurarse en Los Ángeles, el museo recibió un Juicero, una sofisticada y costosa máquina (valorada en 700 dólares) para exprimir jugos que acaba de salir al mercado, tal vez una mala señal para la compañía que la creó.

Hoy su colección está compuesta por 40% de donaciones y 60% de objetos adquiridos por él. “Es una idea súper inusual”, dijo Chris Whitehead, que trabaja en informática y ese día visitaba el museo. En la pared confesó que había reprobado su examen de conducir seis veces. “Creo que la lección es que, aunque fracases, puedes causar un efecto de cualquier modo”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.