COMPARTE

Pareciera referirse a una enfermedad muy extraña, sin embargo, como dice el título, no es más que una marca blanca, que puede aparecer en cualquier tejido blando de la cavidad bucal y no desaparece cuando intenta removerse por raspado o barrido. Su forma y grosor son variables, de color predominantemente blanco o estar mezcladas con zonas rojas o marrones.

En el tiempo se han relacionado algunos factores que pueden causarla, considerándose el consumo de los productos derivados del tabaco y la infección por Virus de Papiloma Humano, los más resaltantes, aunque existe un porcentaje de estas lesiones que aparecen sin causa aparente.

Estas marcas (placas) blancas no duelen ni arden, por eso son detectadas generalmente por el odontólogo o médico durante alguna consulta de rutina, pero constituyen un ALERTA cuando aparecen, ya que denotan múltiples cambios celulares que se han acumulado de tal forma que ya pueden hacerse evidentes.

Esos cambios corresponden a muchas células dividiéndose con gran rapidez que en algún momento pueden perder el control y volverse autónomas. Ellas se mandan solas, evaden cualquier mecanismo de reparación si su material genético se altera y se convierten en “inmortales”, característica resaltante de las células malignas o cancerígenas. De allí la importancia de tomar estas marcas blancas como UN ALERTA que da nuestro cuerpo ante posibles modificaciones.

Cada persona puede detectarlas con el AUTOEXAMEN BUCAL, recordando que el color predominante en los tejidos bucales es el rosado, que puede ser más pálido en algunas zonas como paladar, encías y cara superior de la lengua.

Ante cualquier sospecha no dude en consultar a su odontólogo, quien confirmará el diagnóstico de Leucoplasia Bucal con un examen clínico detallado, descartando factores traumáticos, infecciosos o inmunológicos y realizando la toma de una muestra de la lesión (biopsia), lo cual es necesario para corroborar los cambios microscópicos que han provocado la aparición de la leucoplasia.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.