Foto AFP

El atacante en el mortal tiroteo en una sinagoga en Pittsburgh este sábado, identificado por las autoridades como el residente local Robert Bowers, enfrenta cargos federales por crimen antisemita y arriesga la pena de muerte.

Esto es lo que se sabe hasta el momento sobre el sospechoso, quien según informes gritó “¡todos los judíos deben morir!” cuando lanzó su ataque, asesinando a 11 personas e hiriendo a otras seis.

El sospechoso está en “condición estable” en el Allegheny General Hospital, donde está siendo tratado por múltiples heridas de bala, según dijo el director de seguridad pública de Pittsburgh.

Al parecer Bowers, de 46 años, no tiene antecedentes penales, y un funcionario del FBI dijo que no era conocido por la policía.

Bob Jones, agente especial a cargo de la oficina del FBI en Pittsburgh, dijo que se estima que actuó solo, pero no identificó sus motivos para llevar a cabo este ataque.

Bowers tenía licencia para portar un arma de fuego y había realizado al menos seis compras desde 1996, informó CNN, citando a un oficial.

Las autoridades dijeron que Bowers estaba armado con un rifle de asalto y al menos tres pistolas cuando irrumpió en la sinagoga Árbol de Vida.

El Departamento de Justicia anunció que presentará cargos por delitos de odio y otros cargos criminales en contra de Bowers, quien podría enfrentar la pena de muerte.

Bowers sería el autor de una serie de publicaciones antisemitas en redes sociales, especialmente en el sitio web de la red social Gab.com, donde las teorías de conspiración -como un informe desacreditado que vinculaba a Hillary Clinton con pedófilos- son comunes.

– “Voy a entrar” –

Una cita en la parte superior de la página de Bowers decía que “los judíos son hijos de satanás”, según las capturas de pantalla de la cuenta (ahora suspendida) revelada por SITE Intelligence Group, que monitorea los movimientos extremistas.

Bowers publicó en Gab unas horas antes del tiroteo: “A HIAS le gusta atraer invasores para que maten a nuestra gente. No puedo sentarme y ver cómo matan a mi gente. Voy a entrar”.

HIAS es el acrónimo en inglés de la Sociedad de Ayuda al Inmigrante Hebreo, un organismo con oficinas en Nueva York y Maryland.

En otra misiva publicada 17 días antes del ataque, Bowers acusó a HIAS de traer “invasores hostiles para que vivieran entre nosotros”.

“Apreciamos la lista de amigos que nos proporcionaron”, escribió en una publicación, mientras vinculaba a una página del evento para un “Refugio Nacional de Shabat”.

HIAS calificó el ataque de “tragedia horrible”, diciendo que “ésta pérdida es nuestra pérdida”.

En otra publicación denunciada por el diario The New York Times, Bowers dijo que no le importaba el presidente Donald Trump, porque “es un globalista, no un nacionalista”.

Gab, un sitio popular con nacionalistas blancos y miembros de la ultraderecha, publicó un comunicado diciendo que tenía “tolerancia cero” para la violencia y el terrorismo y estaba “entristecida y disgustada por las noticias” de Pittsburgh.

Gab señaló además en otra publicación que después de enterarse del ataque había comparado el nombre del presunto tirador con el titular de su cuenta.

Luego eliminó la cuenta de Bowers e inmediatamente se contactó con el FBI, y agregó: “Haremos todo lo que esté a nuestro alcance para trabajar con la policía para que se haga justicia”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.