Lombardía y su capital, Milán, de nuevo en el centro de la pandemia en Italia
/ Foto: Cortesía

Fue el epicentro de la pandemia en Italia y en Europa durante la primera ola de coronavirus, y ahora la región de Lombardía y su capital, Milán, motor económico del país transalpino, y vuelve a ser la más golpeada en esta segunda ola que está desbordando a los gobiernos del continente.

Aunque las autoridades sanitarias italianas recalcan que en esta ocasión el virus está extendido por todo el país y no hay partes que se salven –a diferencia de la primera ola que afectó especialmente al norte-, los datos diarios de COVID muestran la alarmante situación que vive una vez más Lombardía.

Casi un tercio de los nuevos contagios son en Lombardía

De los casi 25 mil nuevos contagios que se registraron el ultimo día en Italia, según los datos del Ministerio de Sanidad, cerca de un tercio (7 mil 558) correspondieron a Lombardía, que ya acumula más de 170 mil de todos los casos totales del país desde el inicio de la emergencia (cerca de 590 mil).

Uno de los aspectos más inquietantes de las pruebas de detección efectuadas el último día en la región, unas 41 mil, radica en que la tasa de positividad fue de 18,5%, muy por encima de la media nacional en torno al 12-13 %.

De los 205 fallecidos registrados las últimas 24 horas, casi una cuarta parte (47) se dieron en Lombardía, donde ya han muerto 17 mil 357 personas, un 45,7% de las 38 mil víctimas de toda Italia.

La situación es especialmente preocupante en la provincia de Milán, donde ayer se registraron más de 2 mil 700 de los nuevos contagios en la región, y de ellos mil 092 en Milán capital.

Unos datos más de diez veces peores que en dos de las provincias lombardas que en la primera ola vivieron situaciones dramáticas: Bérgamo, donde aun no se ha olvidado la imagen de las caravanas de camiones con ataúdes, o Lodi, que alberga el pueblo de Codogno, donde se detectó el primer caso autóctono en Italia.

Los expertos dan la voz de alarma sobre Lombardía y Milán

Los expertos que asesoran al Gobierno italiano han dado la voz de alarma sobre la expansión del virus en Lombardía, pero tanto el ejecutivo regional de Attilio Fontana (de la ultraderechista Liga), como el alcalde de Milán, Giuseppe Sala (del Partido Democrático, PD), se resisten a declarar confinamientos en medio de las protestas de diversos sectores económicos afectados por los cierres parciales decretados hasta ahora.

Guido Bertolini, el máximo responsable de Urgencias en Lombardía, señaló el drama de la situación en urgencias y pidió “que se apliquen medidas más restrictivas para contener la propagación del virus en toda la región, o al menos en las zonas de mayor riesgo, como Milán, sin demora y a pesar de su impopularidad”.

Dijo que “las últimas medidas representan un paso adelante, pero lamentablemente no son suficientes”.

Para el asesor del Ministerio de Sanidad Walter Ricciardi, “hay áreas del país donde la transmisión es exponencial y las últimas restricciones adoptadas, que pueden ser efectivas en el resto del territorio, no son suficientes en ellas”, en referencia tanto a la capital lombarda como a Nápoles, capital de la región sureña de Campania, donde su presidente sí aboga por un confinamiento general.

“Los hospitales de Milán están colapsados, no hay más espacio para los pacientes. Si sigue así, hay riesgo de morir en una ambulancia o en casa, como pasó en primavera”, advirtió, por su parte, Maurizio Viecca, el jefe de Cardiología del hospital Sacco de la capital.

Personal sanitario enfermo

Explicó que “muchos trabajadores sanitarios han caído enfermos, en porcentajes que no se encontraron en la primavera, porque esta última semana el virus ha empezado a circular velozmente en Milán”.

Y pidió medidas de inmediato para evitar escenarios aún peores, como reducir los contactos en el transporte público empleando autobuses privados de uso turístico para ampliar la flota municipal.

El gobierno regional y el alcalde de Milán se resisten a cerrar

El presidente de Lombardía, Fontana, cree que “no se dan las condiciones para prever una hipótesis de este tipo y, de hecho, todas nuestras intervenciones van en la dirección de evitar cualquier tipo de confinamiento”.

Y el alcalde Milán, Sala, pidió hoy que se dé una oportunidad a las medidas parciales ya adoptadas, entre ellas el cierre de los bares y restaurantes a las 18.00 de la tarde decretado por el Gobierno central en todo el país o el cierre de gimnasios, teatros, cines y salas de conciertos, además de reducciones de aforo y limitación de reuniones familiares, etc.

“No es que no nos arriesguemos a ir hacia un confinamiento, sino que hemos implementado medidas que ya son dolorosas. ¿Queremos darnos unos días para ver el efecto?”, preguntó hoy en un vídeo a los ciudadanos difundido por Facebook.

“Pienso en restauradores, bares, todos los que forman parte del sector del espectáculo y el entretenimiento, taxistas, deportes. ¿Por qué desde el día siguiente de estas medidas ya estamos diciendo ‘tal vez luego cerremos’? Entonces, ¿para qué las hicimos?”, añadió. EFE




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.