COMPARTE

Mucho de que hablar y escribir, está dando la pretendida campaña contra la corrupción que de manera pública, notoria y comunicacional se lleva a cabo por parte de Maduro y los suyos. Al respecto, lo primero es lo primero: una hegemonía política que es esencialmente corrupta no puede combatir la corrupción. Puede tratar de dar la impresión de que lo hace. Puede incluso ser eficaz en proyectar tal mensaje. Pero un combate serio, integral y a fondo de la corrupción es un imposible lógico para la hegemonía roja.

Dicho esto, debe reconocerse que la campaña para la reelección de Maduro empezó con el tema de la supuesta lucha contra la corrupción en Pdvsa. Lo que además sirve para abonar las consignas de la guerra económica, del bloqueo del imperio, de los infiltrados de la derecha, y pare usted de contar. Rafael Ramírez no será una presa fácil. Se lo ha advertido a sus perseguidores de ahora, aliados o beneficiarios de ayer. En pocas palabras ha dicho que él no puede caer, sin que caiga –simbólicamente hablando— quien lo nombró y mantuvo en Pdvsa por largos años. Es decir, el señor Chávez. No obstante, la pretendida campaña continúa.

Los castristas saben de estas cosas. Tienen casi 60 años de experiencia. El “show” de los ganchos rojos, que se adelanta en Venezuela, lo demuestra con elocuencia. Maduro seguirá en campaña y seguirá apresando corruptos o presuntos corruptos. Siempre y cuando, desde luego, le saque provecho político. Y esa campaña, por lo demás, solo vería un horizonte electoral si la comunidad financiera internacional le prestara los billones de dólares que necesita la hegemonía para pagar su deuda.

Como eso es improbable que ocurra (los nuevos préstamos para seguir financiando la masiva corrupción), entonces el tema de los ganchos rojos seguirá en la palestra. Vendrán nuevos nombres. Algunos del oficialismo y otros de la oposición, y otros de esa zona ambigua donde unos y otros se han dado y dan la mano en materia de depredación.

Mientras tanto, unas mafias sustituirán a otras, unos capos a otros, y el saqueo de los fondos seguirá igual o peor, si es que ello fuera posible. Repito, una hegemonía envilecida y corrupta no puede emprender una lucha seria en contra de la corrupción. Es como la cuadratura del círculo. Pero la propaganda hará creer lo contrario, y no se puede subestimar su capacidad de avasallamiento e intimidación.

flegana@gmail.com




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.