COMPARTE

En la niñez es normal que los dientes se caigan como parte del proceso de crecimiento del ser humano. Pero, cuando en la parte de adultez, perder una o varias piezas dentales es un evento que puede afectar la calidad de vida de las personas, debido a que convergen diversos factores emocionales, estéticos y sociales. Además de que se puede ver alterado la función de deglutación, hasta la fonética y hasta llegar a maltratar las encías y el resto de la dentadura.

Pero no todo está perdido, en estos casos se recurre a la odontología estética: La encargada de devolverle al paciente su sonrisa. Las dentaduras removibles solventaron esta situación durante mucho tiempo, sin embargo la tecnología avanza y ahora es posible reemplazar uno o varios dientes de manera permanente, conservando su aspecto natural, explicó el odontólogo, Juan Carlos Gamboa, durante una entrevista en el programa Por Tu Salud, que se transmite por El Carabobeño Radio, de lunes a viernes de 11:30 a 12:30pm.

Un implante dental es un dispositivo elaborado con un material bio-inerte como el titanio, colocado mediante un procedimiento quirúrgico ambulatorio, con la finalidad de sustituir la porción de los órganos dentarios perdidos a través de una pieza protésica funcional de manera fija. Pero,

El implante se fusiona con el hueso mandibular, proporcionando un soporte estable para los dientes artificiales. Las prótesis y los puentes colocados sobre los implantes no se deslizan ni se corren en la boca, lo cual es una ventaja especialmente importante para la masticación y el habla. Estas piezas están compuestas por tres partes: porción cervical o plataforma, cuerpo y ápex o ápice. El diseño varía dependiendo de las necesidades del paciente y las características óseas de cada uno.

Explicó el especialista, que según la Federación Dental Americana (FDA) se considera seguros dos tipos de implantes: Implantes endostiales las cuales se instalan quirúrgicamente en forma directa en los huesos maxilares. Una vez que el tejido circundante ha cicatrizado, se requiere de una segunda cirugía para conectar un poste sobre el implante original. Finalmente, se coloca un diente artificial (o varios) sobre el poste. Los dientes serán individuales, o estarán agrupados en un puente o prótesis fija.

También, están los implantes subperiosteales: Una especie de montura que se coloca en los huesos maxilares justo debajo de la encía. Con la cicatrización de las encías, la montura se fija al hueso maxilar. Los postes, que se colocan en la montura, sobresalen a través de las encías. Al igual que con los implantes endostiales, los dientes artificiales se colocan sobre esos postes.

Son procedimientos mínimamente invasivos. “Siempre dependerá de cada caso en particular, pero inclusive hay técnicas que podemos realizar posterior a una exodoncia o inclusive sin necesidad de realizar ningún tipo de incisión en la mucosa (flapless). Los implantes se colocan bajo a anestesia local y es un procedimiento quirúrgico de carácter ambulatorio, que debe ser indoloro”.

Tranquilidad y bienestar

El especialista en implantes indicó que el simple hecho de no tener una prótesis removible en la cavidad bucal, brinda a los pacientes un grado de confianza mayor al  desenvolverse en la sociedad, pero además de eso lo más importante es que los implantes dentales bien planificados proporcionan la restauración de la función masticatoria, fonética, estética y de oclusión a los pacientes que optan por esta alternativa.

Nadie debería vivir con sus dientes en un vaso de agua, citando al Dr. Brannemarck, el doctor Gamboa precisó que una prótesis fija es mucho más higiénica, que una removible, e insistió en que es la mejor manera de controlar las funciones del sistema estomatognático. La tasa de éxito de los implantes dentales, según la FDA es de 92%, lo cual es un altísimo porcentaje si el implante es bien planificado”, señaló Gamboa.

Cuidados básicos

Sin duda la higiene oral es importante, el completo saneamiento es fundamental antes y después de la colocación del implante. Los cuidados post-operatorios, suelen incluir tratamiento antimicrobiano y analgésicos, aun cuando es un proceso indoloro se recomiendan como medida profiláctica. Algunas medidas básicas recomendadas son:

  1. Practique una buena higiene bucal. Cepíllese dos veces por día y use hilo dental todos los días.
  2. Deje de fumar. Fumar puede debilitar su estructura ósea y hacer que el implante no cumpla su cometido.
  3. Visite al odontólogo. Las limpiezas y exámenes cada seis meses pueden ayudar a que su implante esté en buenas condiciones y a mantenerlo así.
  4. Evite masticar alimentos duros. No mastique elementos duros como hielo o caramelos duros, pues pueden romperle la corona y los dientes naturales.

Más detalles de la entrevista completa por nuestra página web www.el-carabobeno.com o por nuestro canal youtube, colocando Por Tu Salud, conducido por Ana Isabel Laguna.-

 

 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.