Cuando un duelo deportivo, en este caso un partido de hockey sobre hielo del equipo femenino unificado olímpico de las dos Coreas, consigue reunir al presidente del Sur con la hermana del líder del vecino del Norte, el resultado es lo de menos, aunque sea de derrota por 8-0. Sobre todo cuando ésta presentó una invitación a su anfitrión para una cumbre en Pyongyang.

Kim Yo Jong, la hermana del dirigente norcoreano Kim Jong Un, trasladó la invitación de éste al presidente surcoreano Moon Jae-in para participar en una cumbre en Pyongyang, en momentos en que Washington advierte contra la operación de seducción.

El presidente norcoreano invitó al mandatario del país vecino lo más pronto que sea posible pero éste no había aceptado por el momento la propuesta, precisó un portavoz de la Casa Azul, la presidencia surcoreana.

La cumbre, de realizarse, sería la tercera de esta característica, tras los encuentros entre el padre del líder norcoreano, Kim Jong Il, y los surcoreanos Kim Dae-jung y Roh Moo-Hyun en 2000 y 2007, siempre en Pyongyang.

El primer encuentro del equipo unificado llegaba una jornada después de la ceremonia inaugural de los Juegos, en que las dos Coreas desfilaron juntas, con una bandera común, el mapa de la península en azul sobre fondo blanco.

Equipo unificado 27 años después 
Este partido histórico de hockey sobre hielo llegaba 27 años después del último experimento de un equipo deportivo unificado, ocurrido en 1991 en Japón, en el Mundial de tenis de mesa.

La felicidad no fue completa ya que el esperado debut del equipo unificado femenino de hockey sobre hielo terminó en pesadilla para las locales, con un 8-0 en contra frente a Suiza, en la segunda jornada de los Juegos de Pyeongchang.

La primera representante de la dinastía que gobierna Corea del Norte que pisa el suelo de su gran rival desde la Guerra de Corea, animó al equipo unificado junto al presidente de Corea del Sur y el jefe de Estado de Corea del Norte, Kim Yong Nam.

Los tres dirigentes se unieron en una causa común, aplaudieron juntos las acciones de su equipo y lamentaron los goles encajados.

Al final del partido bajaron a pie de pista a felicitar y saludar a las jugadoras.

El resultado era lo de menos y de ello eran conscientes los espectadores que acudieron al partido.

“Es una buena oportunidad para hablarnos, para comprendernos y comunicarnos”, señalaba Chong Choi, un aficionado de mediana edad a la entrada del estadio.

La opinión de Lisa Joung y Chelsea Byun, dos jóvenes veinteañeras, era diametralmente opuesta.

“No creemos que las dos Coreas se van a unir un día y no queremos que pase”, afirmó Lisa, mientras Chelsea asentía.

“Corea del Sur está en progreso económicamente y la unificación frenaría ese progreso. Sería muy difícil cambiar muchas cosas en Corea del Norte”, afirmó Chelsea.

Primeras medallas de los Juegos
En el plano meramente deportivo, a Corea del Sur, le queda el consuelo de haber ganado su primera medalla de oro en una jornada en que llegaron las primeras finales de la competición.

El patinador de velocidad Lim Hyo-jun se impuso en la prueba de mil 500 metros de short-track para felicidad del público local.

Aunque la primera medalla de los Juegos fue para la sueca Charlotte Kalla, al imponerse en la prueba de ‘skiatlón’, de esquí de fondo, tras recorrer 7,5 kilómetros en estilo clásico, y después 7,5 kilómetros en estilo libre.

Kalla superó a la noruega Marit Bjorgen, que se colgó la plata, conquistando su 11ª medalla olímpica, lo que la convirtió en la deportista más laureada en los Juegos de Invierno.

La noruega de 37 años está a sólo dos medallas de su compatriota Ole Einar Bjorndalen, líder de esta clasificación honorífica con 13 metales.

Los otros títulos olímpicos de la jornada fueron para los alemanes Laura Dahlmeier en biatlón y Andreas Wellinger en saltos de esquí en trampolín pequeño, y para la holandesa Carlijn Achtereekte en la prueba de tres mil metros de patinaje de velocidad.

Aunque por segundo día consecutivo el tema deportivo pasó a un segundo plano en un ambiente vertiginoso de acercamiento entre las dos Coreas.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.