Trasplantes ( Foto Referencial)

La asociación civil Santi y sus Amigos pidió este lunes 23 de agosto frente a la Nunciatura Apostólica en Caracas apoyo para que se logre la reactivación de trasplantes en el país, suspendidos hace cuatro años y dos meses.

Un grupo de ciudadanos, familiares de pacientes que necesitan trasplante de órgano entregaron una carta en la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) para pedirle a la iglesia católica que se pronuncie sobre la falta de este tipo de cirugías en el país.

«Nuestros niños no pueden esperar», dijo Fabiola Garanton, miembro de la organización.
La asociación, acompañada de los familiares de pacientes del Hospital J.M. de Los Ríos pidieron interceder en sus peticiones, ante la falta del Estado de cumplir como garante del derecho a la salud.

«Nuestros niños se están infectando, se nos están deteriorando», expresó la directora de Santi y Sus Amigos, Rosaliz Díaz.

«Ya basta de estar de manos atadas, de manos cruzadas, y seguir perdiendo a nuestros niños. Queremos cumplir el sueño de todos los niños que lamentablemente ya no están», agregó, haciendo referencia a la reactivación de trasplantes.

Hasta la fecha van 12 niños, niñas y adolescentes del Servicio de Nefrología del Hospital J. M de los Ríos que han muerto a la espera de trasplante y en medio de las condiciones precarias que atraviesa el sistema de salud en Venezuela.

La asociación Santi y sus Amigos es una organización sin fines de lucro, de interés social y humano, que ayuda a niños, niñas y adolescentes con enfermedades crónicas.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.