¡De todo lo que hablaremos ahora en este articulo, nada se considera con la intención de promover alguna telenovela macabra! Para nuestros comentarios y respaldos vamos a basarnos en abundantes observaciones cotidianas, respaldadas por cifras, datos, y por estudios universitarios y gubernamentales serios, que conocemos a diario. Todos estos soportes nos presentan una muestra consciente de lo que significa la obesidad, cada vez más, para las más pobres poblaciones del mundo.

Tan grave y contundente es el crecimiento actual de las cifras de obesidad, que la obesidad ya es una epidemia que afecta tanto a los países desarrollados como a los pobres. Tampoco es que los pobres coman un poco más cada día, ni que más pobres puedan “meter los pies bajo la mesa” (para comer). Se trata de un fenómeno globalizado, presente en todas las culturas, en todos los grupos raciales, en todos los niveles económicos, de lo que los expertos han acuñado un nuevo término o nominación, para definirlo como: “la globosidad“.

Para cifras recientes de la Organización Mundial de la Salud, de la ONU, cinco o siete de cada cien personas en la población mundial, es obesa: Se ha pasado del 4,7% al 8,5%, en la población mundial. El cambio del estilo de vida familiar, el tipo de las normas y modales al sentarse a comer, el tiempo individual que permanece la familia, sentada mientras come, y la velocidad con que se mastica y consume la comida, y por supuesto, la comida misma, son elementos muy importantes al buscar explicación de los incrementos en las cifras de obesidad, inclusive en la pre infantil e infantil.

Otros elementos como la emigración a las ciudades, están presentes en el origen de la obesidad, con niños sedentarios y un ambiente hogareño de alimentación no equilibrada. ¿Por qué el incremento? Los datos son variados. Agreguemos, además, un inesperado factor que no se veía en otros tiempos, y que ahora aparece muy amenazante: !el factor genético! Es un hecho que la obesidad de la madre puede desarrollar diabetes con el embarazo, y una predisposición a la diabetes y a la futura obesidad en el niño. ¡Cada vez, más padres obesos tienen hijos obesos! ¡Cada vez más, este ciclo genético establecido se repite, de generación en generación!

Es por todas estas razones que, cada vez más, los pobres se “visten de obesos”, y así con cada vez más presiones, limitantes y exigencias a cumplir, más obesos participan en la vida diaria… Por esto, como inicialmente lo enunciamos, “suena” como una dramática telenovela, que nos presenta -en vivo- los ingredientes desbordados de la vida cotidiana: Una abierta denuncia social, con total realismo y ficción. Como si la obesidad fuese protagonista estelar en ese grotesco montaje televisivo (la telenovela) sobre los excesos de la vida. Una “telenovela” donde los personajes, de todas las edades, marchan lentos por las calles (¡no caminan!), pesadamente, con piernas arqueadas, como responde a quienes arrastran la sobre pesada carga que se encuentra acumulada en cada una de las células de sus organismos…

Entonces, hagamos algo prudente: ¡Cada día comamos más seguro y confiable; y aunque no comamos totalmente mejor, al menos, dejemos de comer totalmente peor! Sería un final razonable para este melodrama, y un destino mejor para todos… Y no olvidemos que nuestros hijos están allí hoy, a diario, delante de nosotros, observando todo lo que, como padres, hacemos; viendo cómo los padres hablamos (suavemente o a gritos), viendo qué es lo que los padres vemos en la TV (buena o mala), y viendo y comiendo la calidad de lo que, como padres, comemos; para después repetir todo con sus hijos. Y para decirles, entonces con orgullo, que “la mejor comida es la que hacían mamá y papá”…




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.