el economista Robert Parga. (foto Cortesía)

Al analizar la fluctuación del dólar paralelo, que superó los 500 mil bolívares, junto a la del oficial que no llega a esa cantidad, y el salario mínimo, el economista Robert Parga concluye que los venezolanos nos hemos convertido en los ciudadanos más pobres del mundo.

Para el director de la Escuela de Economía de la Universidad de Carabobo, la actual valoración de la divisa, desploma el salario mínimo nacional a 79 centavos de dólar y el salario integral a 1,57$ mensuales.

Tomando como base el dólar paralelo, sostiene que Venezuela pasa a tener el menor salario de América Latina, detrás de países como Haití y Cuba, que tienen mínimos de 15$ y 36$ respectivamente.

Afirma que la situación económica de la familia venezolana es tan crítica, que el salario diario es de 2,6 centavos de dólar, y según lo estimado por el Banco Mundial, se considera que una persona se encuentra en situación de pobreza extrema si sus ingresos son inferiores a 1,90 dólares estadounidenses al día.

“Con esto podemos afirmar, que hoy por hoy, los venezolanos nos hemos convertido en los ciudadanos más pobres del mundo”.

Para hacer una comparación, citó como ejemplos, países africanos que estaban sumidos en la pobreza, como Nigeria, Uganda y Ruanda, con sangrientas guerras civiles en el pasado cercano, que gozan de salarios mínimos de 184$, 171$ y 326$ mensuales respectivamente, más de 5 dólares diarios, según lo reportado por el Banco Mundial para este año 2020.

En opinión del experto, esta realidad revela que el gobierno nacional ha hecho poco o nada por proteger el salario nominal de los venezolanos, y que sus políticas en materia de protección laboral han fracasado rotundamente. Y que si no cambia el curso de la política económica, seguiremos hundiéndonos cada vez más en la pobreza y la miseria, que a final de cuentas, decanta en más deserción escolar y laboral, fuga de cerebros, éxodo de venezolanos buscando mejores condiciones de vida, desnutrición de nuestros niños y fallecimientos por diversas causas, que en otras condiciones, se pudieran evitar.

Comentó que muestra de ello es la pérdida en el poder adquisitivo, ya que el salario real se ha deteriorado significativamente producto de un proceso hiperinflacionario, que aún con una contracción de la demanda en el consumo, producto de los efectos perniciosos que sobre las economías mundiales y la doméstica ha causado la pandemia de la enfermedad del COVID-19, sigue manteniendo ritmo acelerado con tasas inflacionarias mensuales de 2 dígitos.

“Estamos hablando que el trabajador venezolano enfrenta hoy una inflación acumulada superior al 490%, según lo estimado por el BCV, que por cierto es la más alta del mundo, y un costo de la canasta básica alrededor de los 270$ al mes de agosto, según lo estimado por el CENDAS, con menos de dos dólares asignados como salario integral mensual”.

El economista manifestó que es una terrible situación que no le permite al trabajador, darle a su familia condiciones de vida decentes, algo que constitucionalmente debe asegurar el Estado venezolano a todos sus ciudadanos.

TRABAJADORES DEL SECTOR PÚBLICO

Robert Parga comentó además que los trabajadores del sector público están bastante afectados por esta situación, ya que muchos tienen relación laboral de exclusividad con sus patronos, es decir; no pueden trabajar para nadie más, lo que les imposibilita hacer actividades adicionales para compensar su bajo salario.

Esta situación provocará que se retiren de sus puestos de trabajo por no encontrar una forma de solventar sus problemas económicos.

Esto agravará aún más la crisis que viven las instituciones gubernamentales, producto de las renuncias masivas. Citó como ejemplo que en la Universidad de Carabobo, recibe renuncias mensuales de más de 20 trabajadores, lo que la está dejando sin fuerza de trabajo, ya que profesores, administrativos y obreros, no tienen ningún incentivo en términos laborales para quedarse.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.