(Foto Prensa Filuc)
COMPARTE

Las redes no son medios de comunicación, son plataformas. Éstas, como es el caso de Twitter, son espacios donde se genera un proceso de producción orgánico, que está vivo, que está ocurriendo, en el cual se consigue materia prima, fragmentos, datos, que al convertirlos en relatos, desencadenan en un producto periodístico.

Así lo compartió el periodista, activista por los derechos humanos, experto en redes sociales y tecnología, Luis Carlos Díaz, durante el Foro “Cómo informarse en contingencia”, actividad que compartió con su esposa, la también activista, escritora y bloggera Naky Soto, durante la penúltima jornada de la 18° edición de la Feria Internacional del Libro de la Universidad de Carabobo (Filuc 2017).

Díaz invitó a los presentes, a revisar en sus propias redes sociales quienes son los que alimentan información, los que producen contenido, para luego preguntarse: “¿se están alimentando bien?, ¿se sigue a la gente indicada?, ¿se tiene a fuentes fiables para ciertos temas?”.

Ante esas interrogantes, el comunicador social señaló que existen dos dimensiones que cambiaron en las redes por completo, como es la opinión pública y la movilización. Tenemos la posibilidad frente al poder de decir: a nosotros nos preocupan estos tema y de esta manera, de esto es lo que yo voy a hablar, no de lo que tú quieres que hable, y además tengo la posibilidad de tomar decisiones”, manifestó.

El periodista recomendó no hacerle caso a las tendencias de Twitter, puesto que estas se generan a través de un dato que dice un grupo de persona, es decir, es una minoría organizada, que habla de lo mismo para que algo sea tendencia.

Las tendencias fueron creadas para que existiera un centro común. Valen es cuando dentro de ellas hay conversaciones, cuando se crea un valor, cuando hay gente hablando de eso, expresó.

Para Soto, Twitter es un espacio que tiene niveles de rivalidad y de interacción que pueden ser ásperos, al existir competencias de datos que a veces se escapan de las manos, por lo que consideró importante saber si se siguen a voces destacas que contribuyan a la toma de decisiones.

“Es un plaza pública que se desarrolla en digital, que me invita permanente a saber qué está pasando y si algunos de esos temas que convocan a más personas, tienen capacidad de intervención o tengo algo que decir. De esto parte la lógica mínima para aprender a informar en contingencia”.

Soto expresó, que buena parte de la interacción en las redes tiene que ver con la estructura narrativa, al señalar que si se narra con términos muy técnicos el público no lo entenderá y no se dejará en este ningún mensaje.

Desde el salón Gonzalo Rojas del complejo ferial, consideró importante enganchar al público y ofrecer datos de contexto, debido a que muchas veces se cree que las personas tienen conocimiento de todo y esto no es así.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.