COMPARTE

Luis Miguel sigue dando de qué hablar y no precisamente por su talento artístico. Se encuentra otra vez en problemas legales, pero esta vez con la compañía Warner Music. De acuerdo con el periódico mexicano El Universal, el cantante fue demandado por el sello discográfico debido a una deuda impaga desde 2014.

Aquel año, Luis Miguel acordó reembolsar a Warner Music un monto de más de 3,6 millones de dólares –las razones se desconocen– pero jamás pagó. En 2016 el intérprete de “La incondicional” renegoció el tratado y firmó un documento en un tribunal de la ciudad de Nueva York en el que dejó claro estar al tanto de la deuda.

Sin embargo, este no es el único problema judicial que enfrenta actualmente Luis Miguel. A finales del mes de enero fue demandado por Alejandro Fernández por incumplir un acuerdo para realizar una gira mundial en conjunto en 2016. El Potrillo reclama el pago de más de 6 millones de dólares.

Asimismo, en mayo del año pasado, su ex manager William Brockhaus lo demandó por incumplimiento de contrato. El representante ganó el caso y una jueza de la Corte de Los Ángeles firmó una orden para que embargaran el Rolls Royce del intérprete.

Aunque el año pasado los estudios Metro Goldwyn-Mayer anunciaron que producirán una serie sobre la vida del cantante, el Sol de México no ha tenido una buena racha en tiempos recientes. Además de sus problemas judiciales, en 2015 el artista estuvo a punto de retirarse luego de ser diagnosticado con tinnitus o “mal del músico”.

Luis Miguel, de 46 años de edad, ha vendido más de 100 millones de discos en todo el mundo. Su trabajo más reciente se publicó en el año 2010.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.