Foto: Las Mayores
COMPARTE

Luis Torrens estaba entrenando en Venezuela cuando se enteró de que los Padres habían hecho un cambio para hacerse con sus derechos en el Draft de la Regla 5. Al receptor de 21 años se le abría así la oportunidad de seguir creciendo como pelotero, pero en las Grandes Ligas.

“Mi primera reacción fue de mucha emoción; estaba muy contento”, expresó Torrens. “Me dije que iba a aprovechar la oportunidad al máximo y procurar sacarle el mayor provecho”.

El valenciano se convirtió en el venezolano número 360 que vio acción en las Grandes Ligas y a pesar de que su adaptación al mejor béisbol del mundo ha sido lenta, debido a su juventud, el timonel de los sandieganos Andy Greene está satisfecho con su labor.

No ha sido fácil. Pero después de otro impresionante juego suyo en la victoria por 3-2 de los Padres sobre los Cachorros la tarde del miércoles, Torrens pareciese estar haciendo eso: aprovechando la oportunidad.

Jugando en sustitución de Austin Hedges, quien estaba fuera tras un choque con Anthony Rizzo, Torrens pegó cuatro hits en ocho turnos ante los Cachorros esta semana.

El ex jugador de los Yankees ha tenido una buena ración de problemas este año. Torrens batea .206/.275/.254 y le ha costado controlar a los corredores rivales. Pero eso era algo que podía esperarse de un receptor que hasta esta temporada no había jugado por encima de Clase A.

“Recibir a lanzadores de Grandes Ligas, ser capaz llevar el juego y mantener tus emociones bajo control mientras estás detrás del plato no es nada fácil”, dijo el manager de los Padres, Andy Green. “Toma mucho tiempo desarrollar esas habilidades. Desde el día en el que lo conocí, te puedes dar cuenta de que tiene la capacidad y la mentalidad indicadas, y de que en algún momento iba a empezar a agarrarle el paso a todo esto.

“Eso no significa que no vaya a haber bajones en el camino”, continuó el piloto. “Pero está aprendiendo y mejorando cada vez más. Puedes ver que nuestros escuchas estaban en lo correcto al ver el valor y el futuro que tiene este muchacho”.

Hay momentos, sin embargo, en los que el “futuro” pareciese estar muy lejos de Torrens. En estos momentos, es un receptor que no estaría más allá de Doble-A en el sistema de los Yankees si los Padres no lo hubiesen obtenido en diciembre.

La mayor parte del tiempo, sus oportunidades han sido limitadas como tercer receptor de los Padres, por detrás de Hedges y del también venezolano Héctor Sánchez. Pero con ese dúo lidiando con lesiones esta semana, Torrens abrió juegos consecutivos en la receptoría por primera vez en la campaña. Y aprovechó la oportunidad.

“Primero y principalmente, estoy muy contento”, dijo Torrens. “Al fin y al cabo, se trata de poder ayudar al equipo de cualquier forma posible y ser capaz de colocarte en posición de hacer eso”.

Si lo que hizo al bate esta semana fue impresionante, lo que hizo a la defensa fue aun mejor.

Green recordó que la receptoría es “la posición más difícil” para subir a un jugador de la Regla 5. En cuestión de meses, a Torrens se le ha pedido conocer una rotación nueva para él y a un grupo de pitchers de Grandes Ligas que nunca había recibido.

“Hay que darle mucho crédito a Luis Torrens”, dijo Green tras la victoria del miércoles. “Es un muchacho. Pero está pidiendo los pitcheos correctos y bloqueando cada vez mejor. Negoció un boleto el otro día y dio un hit hacia la banda contraria. Está creciendo. Y pensando a largo plazo, ha sido muy divertido verlo dar esos pasos”.

Con información de Las Mayores




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.