Jugadores del Inter celebrando el tanto de Eriksen frente al Getafe. / Foto EFE

Los goles de Romelu Lukaku (33′) y Christian Eriksen (83′) valieron para dar la victoria (2-0) al Inter frente al Getafe y clasificar a los cuartos de final de la UEFA Europa League.

Volvió la segunda competición internacional más importante a nivel de clubes, con los octavos de final entre italianos y españoles. A partido único y en estadio neutral, Inter y Getafe se vieron las caras con las gradas vacías como testigo.

Los azulones salieron al campo con la intensidad que acostumbran. Presionando muy arriba y luchando cada balón dividido como si fuera el último. Por su parte, el equipo de Antonio Conte sorprendió dejando en el banquillo a Eriksen y Alexis Sánchez, dos de las armas ofensivas más importantes de los neroazzurros.

A los dos minutos del pidito inicial, Handanovic salvó al Inter con una gran atajada tras el cabezazo de Damián. Fue el primer aviso serio del Getafe, demostrando al Inter que no fueron a Alemania de vacaciones.

A los 18 minutos, los azulones tuvieron otra ocasión clara que desaprovecharon. Cucurella, de los más activos  en ataque de su equipo, metió un pase atrás controlado por Mata en el área pequeña que, cuando todo el Getafe gritaba gol, la defensa del Inter rechazó el disparo para salvar nuevamente a su equipo.

Los de Bordalás, que iniciaron con mucho ritmo los primeros 20 minutos, desaprovecharon dos ocasiones que ante rivales de la talla del Inter no se pueden desperdiciar.

A partir de ese momento, los de Conte encontraron en la habilidad de sus delanteros los caminos para hacer daño al Getafe. En el 25′ Lautaro Martínez realizó una gran jugada personal, se metió en el área y disparó cruzado, pero Soria, con una gran estirada, le dijo que no al delantero.

Dos minutos más tarde, los mismos protagonistas y el mismo resultado volvieron a resaltar en el encuentro. Disparo desde la frontal de Lautaro que otra vez fue repelido por Soria. Los italianos ya empezaban a meter en problemas al club azulón.

Fue en el minuto 33 cuando la balanza se desniveló para el equipo de Conte. Bastoni metió un gran pase largo en profundidad para que Lukaku aprovechara toda su potencia. El belga aguantó con el cuerpo a su marcador y remató raso y cruzado con su zurda, en un disparo que esta vez pudo con la resistencia de Soria.

Los equipos se fueron a los vestuarios con un Inter mandando en el marcador y en el juego y un Getafe repleto de dudas tras el gol de Lukaku.

Tras el descanso, los papeles siguieron de la misma manera. El Inter salió con ganas de finiquitar el encuentro, pero Soria se volvió a convertir en un muro. D’Ambrossio, con un remate espectacular de tijera, exigió una vez más al guardameta azulón.

El club italiano siguió dominando, pero le faltaba marcar ese gol que diera tranquilidad a Conte y compañía. El Getafe, a pesar de ver muy lejos ese inicio de partido en el que dominaba, seguía vivo en el partido.

En el 66′, Handanovic volvió a salvar a los suyos tras un remate de cabeza de Mata. Los azulones fallaron otra chance de gol, pero seguían con opciones. Esperaban su oportunidad para, en cualquier fallo de los italianos, empatar el encuentro.

Y en el 73′, llegó ese fallo que metía otra vez en partido a los de Bordalás. Un centro desde la banda chocó en la mano de Godín, por lo que el juez del encuentro señaló pena máxima.

Jorge Molina, capitán del Getafe y encargado de la responsabilidad, desaprovechó la gran oportunidad que estuvieron esperando los suyos durante todo el partido. Su remate desde los 11 metros se marchó cerca del palo derecho de Handanovic mientras los jugadores del Inter celebraban y los del Getafe se llevaban las manos a la cabeza.

Fue en ese instante en el que, probablemente, los italianos sintieron que se llevarían el encuentro. Tras una clara ocasión (79′) fallada por Lukaku con todo a favor, llegó el tanto que definió el encuentro.

Tras un mal despeje de Djené, Eriksen, que había ingresado poco tiempo antes, remató con su zurda para terminar con el sueño del Getafe y poner su equipo en los cuartos de final de la Europa League. Conte, con su característico carisma, celebraba el tanto con gran efusividad.

De esta manera, el equipo interista se mete entre los ocho mejores del torneo europeo y esperará a lo que ocurra entre el Bayer Leverkusen y el Rangers para conocer a su próximo rival.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.