El presidente francés Emmanuel Macron.( Foto AFP )

El presidente francés, Emmanuel Macron, descartó este viernes dar consejos al jefe de gobierno español, Mariano Rajoy, sobre la situación en Cataluña, donde el gobierno regional se muestra decidido a celebrar el domingo un referéndum de independencia suspendido por la justicia española.

“Yo tengo un principio muy simple. Entre Estados miembros [de la Unión Europea] no tenemos ninguna lección que darnos”, dijo Macron en una rueda de prensa en Tallin, preguntado sobre si llamaría a las diferentes partes en España al diálogo.

Sus declaraciones se produjeron tras una cumbre informal de la UE en la capital estonia, consagrada al sector digital y a la que no asistió el presidente del gobierno español, quien anuló su viaje a causa de la situación en esa región del noreste de España.

Macron indicó que su interlocutor “en la mesa del Consejo” Europeo es Rajoy, quien, a su juicio, “gestiona lo mejor posible los asuntos domésticos españoles”. “No tengo ningún comentario ni ningún consejo a dar”, agregó el jefe de Estado galo.

“Siempre se necesita diálogo y serenidad en la vida política de nuestros países y yo tengo confianza en la determinación de Mariano Rajoy para defender los intereses de toda España y Francia está comprometida en tener un socio que es España”, agregó.

Pocos mandatarios se pronunciaron en Tallin sobre la situación en Cataluña. La presidenta lituana, Dalia Grybauskaite, indicó que quiere que “España se mantenga fuerte”, tras asegurar que se trata de una cuestión “difícil” y “sensible”.

“En este momento es todavía un asunto interno español y veremos si más tarde llega al orden del día a nivel europeo”, aseguró por su parte la víspera el primer ministro belga, Charles Michel, quien gobierna en coalición con los independentistas flamencos.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, aseguró al término de la cumbre que el tema de Cataluña no se abordó, al tiempo que reiteró su respeto al “Estado de derecho” y a las decisiones de la justicia y parlamento españoles.

España vive desde principios de septiembre una de sus peores crisis políticas desde el restablecimiento de la democracia.

Tras cinco años reclamando una consulta sobre la independencia de Cataluña, rechazada repetidamente por el gobierno conservador español, el presidente catalán Carles Puigdemont decidió llevarla a cabo desoyendo las prohibiciones judiciales.

Pero la incertidumbre rodea su celebración: numeroso material electoral fue incautado, departamentos claves en su organización están controlados de cerca por la policía, el órgano de supervisión electoral tuvo que ser disuelto y además la justicia ordenó cerrar las sedes de votación.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.