guayos
(Foto referencial)
COMPARTE

Gabriel Antonio Fantauzzi Colina (28) murió en un supuesto enfrentamiento con policías en una residencia del barrio El Morro, sector Las Brisas, en Petare. Se trata de una invasión.

Su esposa Ruth Narváez desmintió la versión policial y anunció que acudirá a la Fiscalía General para denunciar que fue asesinado delante de su hijo de 11 años, a las 5:30 de la madrugada del lunes, porque el menor “vio todo”.

Fantauzzi era barbero y mesonero en el Club Atletics de Valle Arriba. Narváez dijo que el hombre estaba durmiendo solo con su hijo porque ella había viajado a Barinas a buscar a su hija de 16 años para que pasara vacaciones aquí.

Patearon la puerta, el se paró en bóxer y franelilla, entraron, lo tumbaron en el piso dándole una patada en el pecho y le colocaron la franelilla de capucha, explicó la mujer.

Primero ingresaron 15 ó 20 funcionarios del Cicpc de El Llanito, luego llegaron más. Ruth guarda las placas de dos patrullas, 3C00137 y 3C00044, que entregará junto con otras pruebas cuando haga la denuncia en la Fiscalía General.

Ella cuenta lo que le dijo su hijo. Que el les pedía que no mataran a su papá, pero le colocaron unas cholas y lo sacaron de la vivienda. Fantauzzi recibió dos tiros en el pecho, fue llevado al hospital del Llanito, no lo recibieron y lo ingresaron al Pérez de León.

Los vecinos le contaron a Ruth que el hombre iba muerto, envuelto en sábanas.

Lo arrastraron por el piso y decían ‘este maldito muerto si pesa, me contaron los vecinos , detalló la mujer.

Al niño se lo llevaron al Cicpc y a las 11 de la mañana lo buscó su abuelo.

Ruth acudió al Cicpc a reclamar los objetos de valor (ropas, zapatos, electrodomésticos, etc.) que desaparecieron de su casa, porque los vecinos observaron cuando los funcionarios salieron con maletas,  y le respondieron que ellos no sabían de eso porque la puerta de la casa quedó abierta.

Fueron ellos porque mi familia entró inmediatamente a la casa, después que salieron los policías. Iré a la Fiscalía y llevaré las facturas de compra de mis artefactos, afirmó la denunciante.

Refiere que cuando acudió al Cicpc una inspectora le dijo “menos mal que no estabas allí porque también estarías muerta”. En el barrio le dijeron a Ruth que fue esa mujer policía la que ordenó que mataran a Fantauzzi.

Al parecer, existía un problema entre vecinos porque una persona acusaba a Fantauzzi como ladrón de quintas y Fantauzzi ripostaba que a el le habían robado dos celulares en su casa.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.