COMPARTE

En días pasados el presidente Maduro, a quien no descalifico por su investidura pues si no le diría Nicolás, se refirió a la corrupción en Pdvsa y extrañamente señaló que él tenía conocimiento e intención de sanear la corrupción supuestamente a nivel gerencial para lo cual pedía el apoyo de la clase obrera.

Surgen interrogantes confusas en las mentes de los ciudadanos, ¿cómo si sabía que existe corrupción nunca había intentado nada en contra de ella? ¿Será que las denuncias internacionales que están aflorando le indican que eso lo puede perjudicar? Cuando un ciudadano está en conocimiento de un hecho delictivo y no lo denuncia o lo encubre es sancionado en condición de cómplice o encubridor de ese delito. Se preguntan entonces los ciudadanos ¿qué calificativo se le daría al presidente Maduro que ya conocía de los irregulares hechos y es ahora cuando quiere tomar medidas?

También es posible que independientemente de los hechos de corrupción de los que el declara tener conocimiento, el presidente intenta pasar factura dentro del PSUV a algunos de sus posibles y fuertes adversarios, o sea al segundo y tercer aspirante a la presidencia de la República es decir, Cabello o Ameliach.

En el caso de Cabello Venezuela sabe que Maduro le ha ido restando poder, pero no es el caso de Ameliach que es el Gobernador de estado que más fuerza política ha tenido en Venezuela, gobierna un estado por donde transita  todo el comercio nacional e internacional por vía aérea –Aeropuertos de Valencia y Puerto Cabello-, marítima -puerto de Puerto Cabello- y terrestre- encrucijada del Oriente y Occidente y Norte y Sur del país. Todo esto, para no hacer referencia a los vínculos amistosos que mantiene con los miembros del poder Judicial tanto a nivel regional como con el TSJ y sin descartar que su hermano, durante los últimos 10 años ha sido quizás el hombre más poderoso de Pequiven. Esto,  unido al hecho de que al ex gobernador Acosta Carles le otorgan sus amigos un porcentaje no despreciable para la Alcaldía o Gobernación, que unido a un porcentaje disminuido del Gobernador Ameliach –quien según sus amigos aspira a la Presidencia- no deja de ser una preocupación tanto para la Oposición como para el presidente Maduro, que al decir en mi tierra son caimanes del mismo pozo y están procurando entenderse.

Cualquier interpretación política se le puede dar a la frase “sanear la corrupción”,  inclusive la de mejorarla, de ser este el caso me siento obligado a llamarte Nicolás a secas.

Por una Venezuela libre y de los venezolanos….!Manos a la obra!

 

COMPARTE
Luis Tomás Izaguirre
Abogado. Profesor de la Universidad de Carabobo. Exgobernador de Carabobo. Exdiputado de Venezuela. Expresidente del Consejo Legislativo del estado Carabobo. email: [email protected]
Artículo anteriorUltimado secuestrador tras persecución que terminó en La Yaguara
Artículo siguienteLa oposición tiene la palabra



Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.