Foto EFE

Nicolás Maduro congregó en Caracas a simpatizantes, incluidos cientos de milicianos y miembros de la Fuerza Armada, en medio de la crisis política que atraviesa el país por las persistentes dudas sobre la legitimidad de su nuevo mandato.

Maduro presidió un acto en el Paseo los Próceres, una plaza dedicada a los héroes de la emancipación de Venezuela, para conmemorar los 17 años del regreso al poder de su fallecido mentor político, el presidente Hugo Chávez (1999-2013), luego de que fuera depuesto por espacio de horas en 2002.

“El 13 de abril de 2002 es un día que nuestra generación no olvidará”, dijo Maduro rodeado de militares, simpatizantes, tanques de guerra y lanzaderas de defensa antiaérea.

Pero el acto de este sábado también sirvió para que la base chavista reiterara su apoyo a Maduro, en horas bajas desde que buena parte de la comunidad internacional pusiera en duda la legitimidad del mandato de 6 años que juró en enero pasado.

La oposición tampoco reconoce el nuevo mandato del líder chavista y el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, proclamó hace casi tres meses un Gobierno interino que reconocen ya más de 50 países.

Maduro ordenó esta misma jornada a los milicianos dedicarse a la producción de alimentos, escasos como casi todo en Venezuela. “En este momento procedo a darles la orden a las 51 mil 743 unidades populares de defensa integral de dedicarse a la producción en todo el territorio nacional, para ver reverdecer un milagro productivo”.

Venezuela, el país con las mayores reservas probadas de petróleo en el planeta, atraviesa por una acuciante crisis económica que se traduce en escasez generalizada e hiperinflación.

El Parlamento, que controla el antichavismo, dijo el miércoles que la economía de Venezuela perdió 55,17 % de su tamaño entre 2013 y 2018, cuando Maduro gobernó el país por primera vez.

De acuerdo con el informe del Legislativo, la cada vez mayor caída de la producción petrolera es el principal factor que “tiene que ver” con la marcada contracción de la economía venezolana.

La semana pasada, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep), de la cual Venezuela es miembro fundador, informó que el bombeo del país cayó en marzo 28,3 % con respecto a febrero, hasta quedar en apenas 732 mil barriles por día. Venezuela producía más de tres millones de barriles diarios en 1999, cuando Chávez ascendió al poder.

Maduro evitó mencionar hoy la industria del petróleo, de donde el país obtiene casi el 96 % de sus ingresos, pero sí se mostró esperanzado en lograr en el corto plazo un “milagro” económico amparado en la labor productiva de la milicia.

Y de acuerdo con el comandante del cuerpo, el general Carlos Leal Tellería, los milicianos cumplirán la orden de Maduro porque están “dispuestos a todo”.

“Hasta a perder la vida si fuese necesario”, aseveró.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.