Foto: Prensa Magallanes BBC.

Cade Gotta se ha convertido en uno de los importados más reconocidos en las últimas temporadas de la LVBP ¿El motivo? Su peculiar forma de batear, seguramente es su principal distintivo para ser recordado por la afición. Sin embargo, por suerte para él, también puede ser rememorado como uno de los foráneos más rendidores en las recientes campañas.

Su característico juego, veloz, de buen contacto con el bate y estafador de bases por excelencia, da a entender que puede ser la chispa que le faltaba al Magallanes, para encender a un equipo que ha estado sumergido en un mar de las derrotas.

“Quiero robar bases y traer buenas energías cada día. Sigo siendo el mismo pelotero”, dijo el estadounidense, en su intento por hacerse entender hablando el español.

Y es que, ciertamente, el robar almohadillas es una de sus especialidades en el terreno. Desde su primera aparición en la liga en la 2016-2017, no ha habido otro jugador en el beisbol criollo con más estafadas que él, al totalizar 47 y sólo ser sacado de out en 17 ocasiones.

Ahora, con la llegada del californiano, el primer puesto en la alineación bucanera tiene nombre y apellido, algo que espera el manager Enrique Reyes le dé buenos dividendos.

“Me han hablado de él, todo el mundo menciona tu forma de batear, lo rápido que es y su agresividad al jugar. Eso me agrada porque puede siempre estar en base, algo que debe hacer un primer bate”, expresó el piloto veracruzano.

Los navieros tuvieron en la mayoría de sus encuentros iniciando el lineup con Edgar Muñoz, quien cedió su puesto en la cuota de importados para la llegada de Gotta. No obstante, el panameño como primero en el orden ofensivo en 12 compromisos, ligó para un pobre .204 de average y un porcentaje de embasado de .291. El manager Reyes ante esa situación, ensayó con Wuilmer Becerra en dos juegos y, Raúl Navarro en cuatro desafíos, pero el panorama no cambió.

“Quiero jugar duro todos los días y tener un espíritu ganador para transmitírselo al equipo”, exclamó el californiano, que de por vida en la pelota criolla, batea para .297 en 145 desafíos.

Muy probablemente, en la isla de Margarita lo extrañen, pues, en sus tres años con los Bravos, quedó en lo más alto entre los extranjeros con mejores actuaciones en la historia de los insulares, legado, que ahora quiere dejar en Magallanes.

“Pretendo hacer lo mismo”, señaló el jardinero de 28 años de edad. “Quiero hacer un gran trabajo también con Magallanes”, insistió Gotta, quien es líder histórico entre foráneos de Bravos en hits conectados (157), triples (7), anotadas (94) y bases robadas (46).

Gotta, es apenas el tercer estadounidense en jugar en la actual contienda, luego de Jay Austin con Tigres y César Carrillo con Águilas y, el único que se ha subido al barco hasta ahora. Ese meticuloso dato, no parece importarle al momento de tomar la decisión de venir a Venezuela.

“Quiero jugar beisbol. No me importa la situación, solo quiero jugar esta liga y fue una buena oportunidad que no quise desaprovechar”, opinó el bateador derecho.

Prensa LVBP.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.