(Foto AFP)
COMPARTE

Malasia se mantiene este domingo firme en su decisión de expulsar al embajador de Corea del Norte en el país, Kang Chol, tras darle un ultimátum para que abandone el país a más tardar en la tarde del lunes.

El viceprimer ministro de Malasia, Ahmad Zahid Hamidi, aseguró que el objetivo del Ejecutivo es mandar un mensaje “fuerte” y “claro” para salvaguardar la integridad de la nación tras los recientes ataques de diplomáticos del régimen Juché.

Las hasta ahora estables relaciones entre ambos países quedaron dinamitadas la tarde del sábado cuando en un comunicado del Ministerio de Exteriores se anunció un plazo de 48 horas para que Kang Chol abandonara el territorio malasio.

El periodo vencerá a las 18.00 hora local (GMT 10.00) del lunes.

Antes de tomar medidas, el Gobierno malasio reclamó a Kang Chol una disculpa pública tras las críticas vertidas a la investigación malasia por el envenenamiento y posterior muerte en Kuala Lumpur de Kim Jong-nam, hermano mayor del líder norcoreano, Kim Jong-un.

Ante la ausencia de respuesta a esa la petición, el ministro malasio de Exteriores, Naifah Aman, convocó el sábado al diplomático norcoreano, pero Kang Chong declinó asistir a la cita y provocó que se iniciara la cuenta atrás para su salida del país.

Según las pesquisas, dos mujeres, presuntamente reclutadas por cuatro norcoreanos fugados, asaltaron el 13 de febrero a la víctima cuando imprimía la tarjeta de embarque en una terminal de salidas del aeropuerto de la capital malasia.

Mientras una de las féminas le distraía, la otra se acercó por la espalda y frotó el rostro del norcoreano con un pañuelo enjuagado con el agente nervioso VX, que terminó en cuestión de minutos con la vida de Kim Jong-nam.

Malasia, hasta la fecha, ha evitado responsabilizar a Pyongyang de la muerte del norcoreano, que según Corea del Norte murió de un ataque de corazón y se niega a reconocer que el finado es el familiar de Kim Jong-un.

Pyongyang además rechazó el supuesto uso de la sustancia tóxica y acusa a las autoridades malasias de confabularse con EE.UU. y Corea del Sur, sus grandes enemigos.

Estos países identifican a la víctima como el primogénito del fallecido dictador Kim Jong-il y hermano del actual líder norcoreano, mientras las autoridades malasias continúan reconociendo al muerto como Kim Chol, nombre que aparece en su pasaporte diplomático, a la espera de cotejar el ADN con algún familiar.

No obstante, medios locales han corroborado que se trata de Kim Jong-nam a través de la filtración de unas fotografías del cadáver donde se aprecia un enorme tatuaje en el pecho similar al que lucía el hermano mayor.

“Las declaraciones realizadas por el embajador (Kang Chong) estaba dirigidas obviamente a manipular el suceso”, expresó este domingo el viceprimer ministro durante una reunión con miembros del partido gobernante, recoge el diario “The Star”.

Zahid, quien también ocupa la cartera de ministro de Interior, respaldó de nuevo la actuación y “profesionalidad” de los equipos de investigación locales.

El pasado jueves, además, el ministro anunció la cancelación de la exención de solicitud de visado para los ciudadanos norcoreanos que viajan al país que entrará en vigor mañana.

Malasia emitió el viernes una orden de arresto contra Kim Uk Il, un empleado de la aerolínea norcoreana Air Koryo refugiado en la embajada de su país en Kuala Lumpur y que se relaciona con el crimen.

Las autoridades malasias también solicitan el testimonio del secretario de la legación norcoreana, Hyon Kwang Song, aunque este no puede ser arrestado al contar con inmunidad diplomática.

Ambos fueron vistos despidiendo en el aeropuerto de Kuala Lumpur a cuatro norcoreanos sospechosos planear el ataque mortal, poco después del crimen y en la misma terminal.

Las hasta ahora únicas personas detenidas son la indonesia Siti Aisha y la vietnamita Doan Thi Huong a quienes se les imputa el asesinato y de ser halladas culpables podría afrontar la pena capital.

El norcoreano Ri Jong Chol, arrestado el 18 de febrero y deportado este viernes ante la falta de pruebas en su implicación con el suceso, declaró el sábado en Pekín que el caso es parte de “una conspiración” contra el régimen de Pyongyang.

Kim Jong-nam nació en 1971 de la relación entre Kim Jong-il y la que fuera su primera concubina, la actriz Song Hye-rim, mientras que Kim Jong-un nació del mismo padre y su última consorte, Ko Yong-hui.

En su día, el hermano mayor estuvo considerado como el mejor posicionado para suceder al padre al frente del régimen norcoreano, pero cayó en desgracia en 2001, tras ser detenido en Japón con un pasaporte dominicano.

En los últimos años vivió exiliado en China y en 2012 atrajo la atención por sus críticas a Pyongyang y su sistema de sucesión.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.