Foto: Las Mayores
COMPARTE

Solo dos números figuraban en los jardines del Safeco Field de Seattle como retirados por los Marineros. El 24 de Ken Griffey Jr. y el 42 de Jackie Robinson conformaban la lista exclusiva, pero el sábado se le unió el 11 del boricua Edgar Martínez, para muchos el mejor bateador designado en la historia de las Grandes Ligas.

Martínez fue uno de los símbolos de la organización náutica durante parte de la década de los 90 y comienzos del nuevo siglo. Su bate causó estragos en los lanzadores contrarios y su liderazgo se vio reflejado en los reconocimientos que ha recibido luego de su retiro.

Por los últimos 12 años, cada vez que llegaba al estadio desde su casa, tomaba la calle “Edgar Martínez” e ingresaba al estacionamiento del parque. Ver su nombre en las señales de tránsito en las calles y autopistas de Seattle es algo que el estelar boricua nunca imaginó.

“Al principio, me sentía raro”, dijo Martínez con una sonrisa. “Ahora siempre volteo para asegurarme si sigue allí”.

Martínez, que fue honrado el sábado antes del juego contra los Angelinos durante una ceremonia que duró 45 minutos, agradeció a todas las personas que lo ayudaron a forjar una carrera que incluyó siete viajes al Juego de Estrellas, cinco Bates de Plata, dos títulos de bateo de la Liga Americana, el premio Roberto Clemente en el 2004 y cinco galardones como Bateador Designado del Año, una distinción que ahora se conoce como el Premio Edgar Martínez.

“El béisbol, que juego tan bonito”, dijo Martínez. “Gracias al béisbol conocí a mi esposa, tengo una bella familia, todos estos premios, la calle, el número retirado, vivo en una zona espectacular, con un lago fantástico, montañas y gente maravillosa. Cuando creo que el béisbol ya me dio todo lo que podía darme, pues viene y me da más”.

Ha sido un viaje increíble para este hombre de 54 años de edad que llegó a a los Marineros después que firmó a los 19 años en 1983 mientras jugaba semi profesional en Puerto Rico.

Firmar al profesional fue una decisión que cambió dramáticamente su vida y el inicio de una carrera que ahora será recordada para siempre en la pared del outfield de Safeco Field.

Martínez también le dio las gracias a los fanáticos que lo apoyaron a lo largo de toda su travesía, los mismos que el sábado tuvieron una nueva oportunidad de corear el nombre de una de las figuras más populares en la historia de la franquicia.

“Fui muy afortunado de poder jugar frente a ustedes por 18 años”, dijo Martínez. “Gracias por recibirme como si fuese uno de ustedes y abrirme las puertas de sus casas. Ustedes fueron una de las razones por las que siempre me sentí motivado y les doy las gracias por eso. Gracias, Seattle”.

Con información de Las Mayores 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.