COMPARTE

@LABC7 [email protected]

Para Roberto Marrero hay cosas más elegantes que un flux. Una camisa blanca con la imagen de su amigo, líder, jefe y defendido, por ejemplo. Cuando Leopoldo López recibió en 2008 su inhabilitación política ninguno se desanimó. Marrero le invitó a hacer algo que, por el ejercicio de sus funciones como alcalde de Chacao, no pudo antes: “Le dije, Leopoldo, vámonos a recorrer Venezuela. Ese era nuestro gran sueño. Y eso hicimos”. El 17 de diciembre de ese año comenzaron la travesía. “Jamás imaginamos que sería tan riesgoso, tan difícil ser militante de este partido”, dijo el secretario de la Asamblea Nacional.

Este viernes el Concejo Municipal de Naguanagua se mudó a la plaza Bolívar. En su sede, el chavismo hacía una parranda de fin de año. En la plaza, bajo dos toldos blancos, las sillas dispuestas en filas y con manteles color naranja, el ambiente era otro. Se celebraba una sesión solemne en conmemoración del partido Voluntad Popular, que se fundó el 5 de diciembre de 2009. “El reconocimiento nos lo dieron en enero, pero imagínense, si uno tomara el día en que el Gobierno lo reconoce como el que nació”, dijo el orador de orden invitado desde el Parlamento.

Gracias a ese ánimo se materializó la idea: un partido amplio, incluyente, fresco y democrático. “Por eso decimos ‘popular’, con dirigentes cercanos. Las formas están muy bien, andar de traje, lo que se tiene que decir en la Asamblea, que a veces puede ser aburrido. Eso está bien, pero yo prefiero otra cosa”. El partido naranja, que representa luego de atravesar una crisis personal de incredulidad, hoy le puso al frente de la lucha por los presos políticos. Voluntad Popular es el partido con más detenidos por razones de conciencia. Su líder, Leopoldo López, está sentenciado a 13 años, nueve meses, siete días y 12 horas. “Yo no creía en los partidos políticos. Cuando era joven, ser de un partido era una raya”. Para Marrero eso es ahora un orgullo.  

La Unidad cometió un error con el diálogo. “¿Y qué vamos a hacer?, nada, hay que seguir”. Marrero está convencido: al Gobierno le queda muy poco. La temporalidad, ciertamente, es algo que no puede definir. Pero cita una anécdota de Pompeyo Márquez en diciembre de 1957. El 23 de ese mes estaba con unos dirigentes de la lucha anti dictatorial de Marcos Pérez Jiménez. En ese tiempo, el que ayudaba a un rebelde era considerado un valiente. Márquez pasó de la clandestinidad en un apartamento de El Silencio, a un mes después estar en Miraflores, celebrando la caída del dictador. En política y en historia los sucesos como ese son impredecibles. Marrero recomienda ser atentos y luchar constantemente. No se sabe cuándo puedan cambiarse los papeles.

Un día los militantes de Voluntad Popular serán alcaldes, gobernadores, y por qué no, presidentes. “A Leopoldo lo inhabilitan porque sabían que, si ganaba la Alcaldía Mayor de Caracas, íbamos en 2012 para Miraflores”. Pero el Gobierno va a cambiar: es una certeza de Marrero. Y pide a las nuevas generaciones que, dentro de 20 años cuando él, de 43, las vea por el televisor, dirijan los rumbos del país, no cometan los errores de la llamada Cuarta República. Los invitó a reflexionar y entregar el Poder cuanto antes. Que no crean que, por ser de ese partido que sufrió tanto, se merecen el país más que otros.

—Ya sabes, Alejandro (Feo La Cruz), un solo período. Con reelección…

—(risas)… bueno, está bien… está bien.

Ángeles democráticos

Será recordada como un ángel de la democracia. Cuando se le viene a la mente, Roberto Marrero, se retira un poco del estrado y del micrófono. Quizá para que no se note que se le quiebra la voz. Los ojos se le ponen aguados cuando piensa en Brenda Briceño. La dirigente de Voluntad Popular falleció este año causa de un cáncer. “Ella será un ángel que nos cuida desde arriba, un ángel de la democracia”.

Todos los que se han ido deben ser recordados. Marrero finalizó su discurso en poco más de media hora. Entregó, junto al presidente del Concejo, Gustavo Mercado, ediles y el alcalde de Naguanagua, Alejandro Feo La Cruz, reconocimientos de ciudadanos meritorios del municipio. La mayoría conformada por jóvenes. A ellos, les repitió su mensaje. “No castren una generación, eso fue lo que hizo el bipartidismo y llegó Chávez. Cuidémonos de eso” .




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.