Noël Le Graët
El ex presidente de la Federación Francesa de Fútbol, Noël Le Graët. Foto cortesía: AFP

El Gobierno ha puesto este miércoles más presión sobre el presidente de la Federación Francesa de Fútbol (FFF), Noël Le Graët, que el domingo por la noche se burló de Zinedine Zidane en una polémica entrevista radiofónica que le ha puesto contra las cuerdas.

“Una federación como la FFF merece un presidente que esté a la altura y que permita dar una imagen del fútbol francés por todo el mundo”, ha señalado el portavoz del Gobierno, Olivier Véran, en la conferencia de prensa al término del Consejo de Ministros.

Véran, al que se le ha preguntado si Le Graët tiene que dimitir, ha puntualizado que hablaba a título personal, pero que coincide con la ministra de Deportes, Amélie Oudéa-Castéra, que no ha escatimado críticas contra él en los últimos días por sus palabras sobre Zidane y por otras cacerolas que arrastra desde hace tiempo.

El portavoz del Ejecutivo ha explicado que, teniendo en cuenta su adoración por Zizou, le hirió mucho lo que escuchó en la controvertida entrevista a la emisora RMC.

Además hizo notar que ese asunto no es el único: “Hay otras cosas que se añaden. El vaso está lleno”.

Las palabras de Véran han llegado en el mismo momento en que estaba reunida en la sede de la FFF en París su comité ejecutivo para abordar la crisis por su presidente, con llamamientos claros a la dimisión, como el del presidente de su Consejo Nacional de Ética, Patrick Anton.

Le Graët compareció este martes ante la Inspección General de la Educación, del Deporte y de la Investigación, que a petición de Oudéa-Castéra está elaborando una auditoría sobre las prácticas de Le Graët al frente de la FFF.

En particular por las denuncias de acoso sexual de varias mujeres que han trabajado o han estado vinculadas a la federación, como la agente de deportistas Sonia Souid, que se ha quejado de que Le Graët la veía no como la profesional que es, sino “como dos tetas y un culo”.

Si no dimitiera por su propia iniciativa, también cabe la posibilidad de que sea depuesto de sus funciones por un voto mayoritario de los 13 miembros del comité ejecutivo de la FFF, del que él mismo forma parte.

Formalmente, el Gobierno no puede revocar a Le Graët, que lleva en el cargo desde 2011 y cuyo mandato expira en 2024.

Las cargas en su contra se han disparado tras sus declaraciones del domingo al ser interrogado sobre Zidane, cuyo nombre había sonado para ponerse al frente de la selección, y sobre la posibilidad de que opte por irse a entrenar a otro club o a otra selección, una vez que se ha prolongado hasta 2026 a Didier Deschamps a las riendas del banquillo.

“Me importa un bledo, ¡que se vaya donde quiera! Puede ir donde quiera, a un club”, respondió en un tono entre jocoso y de desdén.

Pero fue más lejos. A la cuestión de si había hablado con Zizou afirmó que, si le hubiese llamado, “no le habría cogido siquiera el teléfono”, porque le habría dicho: “Hola señor, no se preocupe búsquese otro club, yo me quedo con Didier”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.