Diosdado Cabello (Foto Archivo)
COMPARTE

Después de más de un año sin ejercer ningún cargo en la estructura del Estado, el chavista Diosdado Cabello es la voz más influyente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), lo que ha afianzado el papel de su programa semanal “Con el mazo dando” como boletín oficioso del poder en Venezuela.

Seguirle en esta plataforma es hoy más necesario que nunca para conocer quién está en el punto de mira de la Justicia y las fuerzas de seguridad, y qué dirección tomará el chavismo gobernante en diversos asuntos públicos.

Cada miércoles por la noche Cabello comienza en la televisión estatal un largo monólogo que no tiene hora fija de cierre y, entre actuaciones musicales y vídeos de discursos del difunto presidente Hugo Chávez, anuncia y celebra detenciones y difunde detalles de casos judiciales o grabaciones comprometedoras de sus adversarios.

Uno de los temas estrella del programa es la llamada “operación tun tun”, una onomatopeya del ruido de llamar a una puerta que da nombre a las redadas y apresamientos del servicio de inteligencia que Cabello anuncia y glosa en “El mazo”, desde auditorios repletos de fieles en recintos de todo el país.

Este chavista radical que se declara en Twitter en la “lucha por la construcción del Socialismo” dio muestra de su influencia en la estructura de poder del chavismo este miércoles, cuando denunció por ser parte de una supuesta trama de extorsión al esposo de la exfiscal rebelde Luisa Ortega y a algunos hombres de confianza de esta.

Minutos después de presentar una denuncia ante el nuevo fiscal general nombrado por la Constituyente, Tarek William Saab, el Ministerio Público pedía una orden de detención contra el esposo de la exfiscal, el diputado Germán Ferrer, que declaraba pertinente a última hora de la noche el Tribunal Supremo de Justicia.

Poco antes de la medianoche, y tras mostrar documentos que incriminarían a Ferrer, Diosdado Cabello advertía en su programa que el Supremo acababa de aprobar la solicitud del fiscal para el apresamiento del diputado.

Inmediatamente después, la sentencia podía leerse en la página web de una instancia que había guardado silencio hasta entonces. La coordinación entre Cabello y la difusión de decisiones judiciales se ha dado en varias emisiones de “El mazo”.

Este militar que representa el ala más dura dentro del chavismo y participó en el golpe frustrado del entonces teniente coronel Hugo Chávez en febrero de 1992, hace públicas también confesiones grabadas de enemigos del Gobierno detenidos.

Esta semana le tocó el turno al joven violinista Wuilly Arteaga, liberado el miércoles después de dos semanas en custodia de la Guardia Nacional Bolivariana.

En la grabación difundida por Cabello, este músico detenido durante una de las protestas contra el Gobierno, en las que se dio a conocer por tocar el violín, criticaba el “amarillismo” de los medios que habían informado de las torturas que habría sufrido durante su privación de libertad y negaba los malos tratos.

El violinista -que se ha caracterizado por su beligerancia con el Gobierno del presidente Nicolás Maduro- criticaba además a algunos líderes opositores, a quienes acusó de viajar a Miami a vivir la vida mientras convocaban cortes de calles y otras formas de protesta en las que murieron decenas de personas en Venezuela.

Ante el garrote de plástico que le acompaña en todos los programas y representa al mazo que da nombre al espacio (bautizado con una expresión habitual de Chávez), Cabello se burla de opositores y los amenaza con su gracejo popular y con montajes de vídeo y música que hacen reír, abuchear y aplaudir a la audiencia presente.

Entre los que siguen en persona las más de cinco horas que suele durar el programa no faltan nunca militares en uniforme, trabajadores de empresas públicas ni dirigentes oficialistas, a quienes Diosdado pasa lista mientras se ponen de pie uno a uno jaleados por los asistentes.

Pese a no ocupar la presidencia ni ninguna de las vicepresidencias de la Asamblea Constituyente, el exministro actúa casi siempre como portavoz de este órgano plenipotenciario instaurado por el oficialismo para refundar el Estado, y ha propuesto las decisiones más importantes adoptadas hasta ahora.

Una de las primeras medidas de la Constituyente fue la creación de una Comisión de la Verdad que juzgará y podría encarcelar a los líderes opositores que han convocado protestas saldadas con disturbios durante los últimos meses.

La Comisión expenderá también certificados de buena conducta imprescindibles para concurrir a los comicios regionales del próximo octubre.

“Todo aquel que haya llamado a la violencia, a (a)trancar calles, a salir del régimen y que haya ocasionado violencia en las calles no puede ser candidato a ningún cargo de elección popular”, dijo Cabello en “El Mazo” de anoche.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.