Bloomberg: Mercados en Caracas se vacían mientras la inflación golpea
/ Foto: Cortesía (Bloomberg)

En medio de la peor crisis humanitaria registrada en el hemisferio occidental, los mercados de alimentos de Caracas empiezan a convertirse en pueblos fantasmas.

Reseña la web del medio especializado en finanzas Bloomberg que, el mercado de Guaicaipuro, por ejemplo, cerca del centro de la ciudad, muestra los establecimientos en sus largos pasillos sin apenas un comprador a la vista, mientras que en Quinta Crespo los vendedores de comida, desesperados por llamar la atención, gritan cada vez que alguien pasa.

El mercado de San Martín, en el oeste de la ciudad, muestra algunos puestos cerrados, mientras que algunos tienen tan poca comida que podrían estar a punto del cierre. Otros tienen suministros decentes, pero los altos precios espantan a los posibles compradores. El negocio es tan escaso que algunos vendedores ambulantes ni siquiera pueden molestarse: simplemente se sientan y juegan con sus teléfonos, sin expectativas para el día.

Incluso cuando hay señales emergentes de que la economía de Venezuela finalmente puede haber tocado fondo, los pocos “brotes verdes” se enfrentan a décadas de una brecha creciente entre ricos y pobres que todavía deja a millones extremadamente vulnerables en el país.

Los mercados vacíos de Caracas constituyen uno de los tantos ejemplos asombrosos de esa brecha, a medida que se reduce el acceso a alimentos frescos y asequibles.

Bloomberg: Mercados en Caracas se vacían mientras la inflación golpea
/ Foto: Cortesía (Bloomberg)

No hay escasez de causas detrás de la desenfrenada inflación de alimentos en el país, pero el problema más grave ahora es la escasez de combustible que ha profundizado los problemas.

La falta de combustible es todo un tema

En Venezuela, hogar de las mayores reservas de petróleo del mundo, la escasez de combustible se ha vuelto tan aguda que ha paralizado la economía, ha obligado a cerrar las fábricas y ha dejado a los conductores haciendo fila durante horas para llenar sus tanques. El endurecimiento de las sanciones de EE.UU. estrangula los suministros que llegan del extranjero, y ahora la falta de diésel afecta casi todos los aspectos de la cadena de suministro de alimentos.

Los agricultores no tienen suficiente combustible que se ha vuelto tan caro que los costos de transporte por sí solos pueden elevar el precio de las verduras en 200%, dijo Gerson Pabon, director de Fedeagro, una gran asociación de productores de alimentos. Para cuando los envíos de espinacas o papas llegan a los puestos del mercado Quinta Crespo, los precios son tan altos que los clientes apenas pueden permitirse comprarlos.

“La gente solía comprar por kilo. Ahora, solo toman dos, tres artículos”, dijo un vendedor llamado Roberto Fernández, quien agregó que sus ventas se han reducido a la mitad este año. “La caída del consumo está enmascarando la menor oferta de alimentos”.

Dolarización ad hoc

Al dolor se suma la dolarización ad hoc de la economía local. Si bien eso ha ayudado nominalmente a mantener la inflación bajo control, es de poco alivio para los más pobres del país, quienes principalmente tienen acceso al bolívar, que ha continuado su enorme espiral a la baja.

“Los proveedores del mercado mayorista dicen que pagan el diésel en dólares estadounidenses, por lo que nos cobran en dólares”, dijo Luisa Hidalgo, de 68 años, quien dirige un puesto de legumbres y verduras en el mercado de San Martín. Sus productos se han reducido principalmente a plátanos y ajíes dulces. Pero podría ser peor.

“No recibimos muchos dólares en esta parte de la ciudad”, dijo. “Por eso cerró mi vecino. No podía permitirse el lujo de reabastecerse”.

Alto costo de los rubros

Un kilogramo de tomates, de papas o de zanahorias puede costar 1,50 dólares cada rubro, mientras que los pimientos pueden llegar a casi los dos dólares, costo tremendo si se considera que un trabajador promedio gana alrededor de $ 55.50 al mes, según un informe de febrero de la firma de análisis local Anova, patrocinado por el Banco Interamericano de Desarrollo. Mientras tanto, los jubilados, clientes comunes de los mercados de alimentos municipales, reciben una pensión mensual equivalente a menos de tres dólares.

Siete años de colapso económico han llevado a Venezuela por un doloroso camino de disfunción y desorden. El hambre es tan omnipresente en esta nación que alguna vez fue rica que el país se ha estado tambaleando al borde de una hambruna en toda regla, advirtió el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas.

De paso, las consecuencias de la COVID-19 probablemente han empujado el problema mucho más allá de los niveles de 2019, cuando alrededor de 9,3 millones de venezolanos no tenían suficiente para comer.

Con información de Bloomberg.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.