(Foto EFE)

El presidente de Brasil, Michel Temer, investigado por sospechas de corrupción, afirmó este lunes que no teme ser preso una vez que deje su cargo a fines de este año.

“No temo, no (ser preso). No temo. Sería una indignidad y lamento que estemos hablando sobre esto”, respondió el mandatario durante una entrevista con la radio CBN en la que le preguntaron si temía ser encarcelado al igual expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010).

Temer se convirtió en 2017 en el primer presidente de la historia de Brasil en ser acusado formalmente durante su mandato. Fue denunciado dos veces por la fiscalía general por cargos de corrupción pasiva, asociación para delinquir y obstrucción a la justicia, a partir de delaciones de ejecutivos del grupo J&F, propietario del gigante de productos cárnicos JBS.

Las acusaciones fueron congeladas por la Cámara de Diputados, pero podrán ser analizadas por la justicia una vez que Temer deje el cargo, el 1° de enero de 2019, como está previsto si no busca la reelección.

La corte Suprema autorizó además la apertura de al menos otras dos investigaciones que incluyen su nombre: una que busca dilucidar si Temer recibió sobornos para emitir en mayo de 2017 un decreto con el objetivo de beneficiar a empresas del sector portuario; y otra que investiga si dos de sus más cercanos ministros recibieron en 2014 recursos ilícitos de la constructora Odebrecht a cambio de favores en la Secretaría de Aviación Civil que comandaron entre 2013 y 2015.

Ambos casos están todavía en la fase de investigación (paso previo a una eventual denuncia).

Temer volvió a negar este lunes cualquier irregularidad en el área de concesiones portuarias: es como “investigar un asesinato en el que no hay cadáver”, dijo.

De impronta conservadora, Temer (PMDB) pasó de vicepresidente a primer mandatario de Brasil en 2016 tras la destitución en el Congreso de su exaliada de izquierda Dilma Rousseff (Partido de los Trabajadores, PT), por manipular las cuentas públicas.

Con las heridas del impeachment todavía abiertas y los temblores que la operación anticorrupción “Lava Jato” (Lavadero de Autos) sigue causando en el mundo político, el país celebra en octubre próximo elecciones generales.

Pese a estar entre rejas desde hace un mes, Lula sigue liderando las encuestas con un 31% de intenciones de voto, por delante del diputado ultraderechista Jair Bolsonaro, 15%.

Temer, que no supera el 2%, afirma no haber decidido aún sobre una eventual candidatura para renovar su mandato, pero aseguró este lunes que estaría dispuesto a ceder su lugar en la disputa a un nombre “de centro” que apoye la continuidad de sus políticas de gobierno.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.