electrocutado
Foto: Angel Chacon
COMPARTE

La noche del 15 de julio los patrulleros de la Policía de Carabobo recuperaron un carro robado en un remoto lugar del barrio La Mirandina, en la parroquia Miguel Peña, pero la tragedia se presentó al llegar al sitio.

Ronald Santana, de 30 años, rastreaba la señal del GPS del vehículo robado. Iba con sus compañeros y aquella noche la lluvia causaba muchos problemas, inclusive su uniforme estaba tan mojado como el suelo y la camioneta vinotinto que unos delincuentes habían dejado tirada.

La oscuridad impedía que Santana viera el cable de alta tensión que estaba cerca de su cuerpo. Por eso cuando abrió la puerta del carro chocó el objeto electrificado y miles de voltios recorrieron su cuerpo gracias a la combinación de metal, agua y electricidad.

Los compañeros al escuchar los gritos corrieron a ver lo que ocurría y se encontraron con la escena. Milagrosamente sacaron a Santana del sitio, agonizaba, pero su lucha no duraría mucho. En el ambulatorio murió.

En la morgue

El cuerpo de Luis Romero fue el primero en ingresar este domingo al Departamento de Patología Forense de Valencia. Eran las 12:11 a.m cuando un vehículo dejó el cuerpo para que le hicieran los procedimientos requeridos para determinar su causa de muerte: Herida por arma de Fuego. Se encontraba en Yagua, municipio Guacara, al momento del hecho, por el sector Los Mangos tenía 29 años y se desconocen las razones que provocaron este desenlace.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.