Foto: Archivo

El venezolano Miguel Cabrera se presentó a los entrenamientos primaverales de los Tigres el domingo para compartir con algunos niños en el evento Miggy Ball.

Este lunes el toletero fijará su enfoque sobre el proyecto de reconstrucción de los Felinos y sus jóvenes compañeros. Por ahora, Cabrera no expresó intenciones de aceptar un descenso en la tabla de posiciones ni en el plato.

“La diferencia este año es que todo el mundo espera que tengamos una pésima temporada”, dijo Cabrera. “Antes esperaban que tuviéramos éxito. Por eso ahora debemos cambiar eso. Debemos demostrar que podemos ser un buen equipo, que podemos salir y competir. En el béisbol nunca se sabe lo que puede pasar. No diré que clasificaremos a los playoffs, pero lo intentaremos. Debemos intentarlo y sentirnos orgullosos que estamos tratando de ganar”.

Eso incluye al propio Cabrera, quien viene de la peor campaña de su carrera de Grandes Ligas. Después de estar limitado por problemas en la espalda que afectaron su swing y resultaron en un promedio de .249, .399 de slugging y OPS de .728, Cabrera dijo que sus entrenamientos de temporada muerta se han enfocado en los músculos de su torso para crear más flexibilidad, en vez de concentrarse en la fuerza como en los inviernos anteriores.

“Este es un problema que he tenido por varios años. Creo que me afectó más el año pasado porque no pude mover esta parte del cuerpo”, dijo Cabrera, señalando hacia su torso. “Estaba atascado. Pienso que fue un gran problema porque perdí bastante de la fuerza en el plato. No pude darle a la bola como siempre lo hacía, ni siquiera pegarle hacia los canales. No quiero dar excusas, pero fue por eso”.
El cañonero dice ahora sentirse bien y comenzó a dar swings durante la temporada muerta más antes de lo que lo había hecho antes para poner su cuerpo a prueba. Se sintió bien, pero ahora es cuestión de seguir así.

“Debo estirar cada día”, explicó Cabrera. “Debo moverme todos los días. Porque si no hago esa clase de ejercicios, sentiré rigidez en mi espalda como el año pasado. Por eso debo seguir trabajando sin parar”.

Una vez que pueda otra vez establecerse como un bateador élite, Cabrera podrá enfocarse en ser un líder.

“Mi enfoque principal será mantenerme en salud. El otro será ayudar a estos muchachos que mejoren”, dijo el veterano. “Y estos muchachos también me ayudarán a mejorar. Nos ayudamos uno al otro. Somos un equipo. Nos mantendremos unidos”.

Cabrera declaró que se ha comunicado con el nuevo capataz Ron Gardenhire sobre su rol y sobre el rumbo del club.

“Fue una plática divertida”, dijo el primera base. “Pero también hablamos de temas serios, como cuál es el plan y cómo avanzaremos”.

Gardenhire dijo el domingo que platicará con Cabrera sobre dónde el cañonero se siente más cómodo en la alineación antes de pensar en cómo estará compuesta. Cabrera ha bateado de tercero durante gran parte de su tiempo con los Tigres.
En cuanto a su posición en la defensa, Cabrera dijo que sus problemas en la espalda le impidieron jugar a diario como primera base el año pasado. Al preguntársele si puede jugar como titular en la inicial, Cabrera sonrió.

“Eso está por verse”, dijo. “Lo intentaré”.

Las Mayores




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.