Mientras el Ejército ruso bombardea ciudades ucranianas, incluida la capital Kiev, miles de personas han decidido buscar un lugar seguro en los países vecinos (EFE/EPA/DAREK DELMANOWICZ POLAND OUT)

Miles de ucranianos, en su mayoría mujeres, han llegado hoy a Hungría a pie, arrastrando maletas y empujando carritos infantiles tras cruzar un paso fronterizo al que ha acudido el primer ministro magiar, Viktor Orbán, para advertir de que la situación humanitaria empeorará si la guerra continúa.

Mientras el Ejército ruso bombardea ciudades ucranianas, incluida la capital Kiev, miles de personas han decidido buscar un lugar seguro en los países vecinos.

La mayoría de los que llegan a Hungría por Beregsurány lo hace a pie, con escasas pertenencias, porque entrar en coche puede llevar horas o incluso días de espera. Algunos de los que huyen han dejado incluso sus vehículos abandonados al otro lado de la frontera.

Klimentin, un ucraniano de 25 años, acaba de llegar de la ciudad de Vinnytsia después de dos días de viaje. Hungría era para él la mejor forma de salir de Ucrania pero pretende llegar a Polonia, donde trabajan unos amigos.

El joven, que es de Jarkov, en el este de Ucrania, y tiene familia en Rusia, ha podido salir debido a una discapacidad que le impide ir al frente. Ucrania ha ordenado la movilización de todos los hombres adultos para luchar contra la invasión rusa.

“No entiendo qué está pasando. Es una locura y espero que pase pronto. Mi familia en Rusia tampoco lo entiende. Nadie puede creer que Ucrania es una amenaza para Rusia. Yo no soy una amenaza para mis tíos rusos”, explica con tristeza.

Yulia, una chica de 20 años, cuenta que sus padres la enviaron a ella y a su hermana fuera del país para que estuviera a salvo de los bombardeos. Pese a que hay alojamientos gratuitos para los refugiados dice que se quedarán unos días en un hotel y espera volver a reunirse con sus padres en Ucrania en una semana.

Grupos de voluntarios húngaros ofrecen a los recién llegados bebidas calientes, comida, mantas y afecto. Muchos de los llegados son también parte de la minoría magiar que vive en Ucrania y tienen familia en Hungría.

MENORES VARADOS

“Al otro lado de la frontera hay muchos niños esperando poder cruzar a Hungría”, explicó a Efe Szilvia Gál, notaria de la localidad de Beregsurány, que coordina allí la actividad humanitaria para los refugiados y calcula que solo este sábado han llegado miles de personas.

Según Gál, las autoridades aduaneras ucranianas no permiten salir del país a los menores si no tienen toda la documentación en regla y muchos de los padres no han podido solicitar los permisos por el abrupto inicio de la guerra.

Eso ha llevado a que al otro lado de la frontera haya muchos niños varados sin poder salir del país.

En otras ocasiones las familias son separadas en la frontera, ya que Ucrania no permite salir a los hombres de entre 18 y 60 años.

Viktoria, una chica de 19 años, acaba de separarse de su padre y, todavía angustiada, aguardaba a que su madre llegue desde Budapest para recogerla.

El portavoz de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) de Hungría, Ernö Simon, explicó a Efe que los ucranianos pueden permanecer sin visado en el país durante 90 días, por lo que “es imposible” determinar cuántas personas han llegado.

“NO” AL VODKA RUSO

Numerosos municipios, incluido el de Budapest, universidades y asociaciones ofrecen alojamiento gratuito a los refugiados ucranianos.

La agresión rusa a Ucrania ha despertado una ola de solidaridad en Hungría -que ya sufrió una invasión soviética en 1956 para aplastar un levantamiento popular- y algunos bares han dejado de servir vodka como señal de protesta.

A Beregsurány llegó este sábado el primer ministro húngaro, el ultranacionalista Viktor Orbán, que desmintió que su Gobierno -con buenas relaciones con Moscú- haya frenado la desconexión de Rusia del sistema de pagos transfronterizos Swift.

“Hungría ha dejado claro que apoya todas las sanciones, por lo que no bloquearemos nada, así que lo que los primeros ministros de la Unión Europea puedan acordar, lo aceptamos y lo apoyamos”, aseguró.

“LO DIFÍCIL VIENE AHORA”

El jefe de Gobierno húngaro también indicó que con la prolongación del conflicto, la situación humanitaria puede empeorar al llegar refugiados de zonas de Ucrania donde todavía no hay combates.

“No debemos ser demasiado optimistas, lo difícil viene ahora. Al otro lado de la frontera hay una guerra y los frentes por el momento están lejos”, indicó, al matizar que los combates todavía no habían llegado a Transcarpatia, una región ucraniana cercana a Hungría.

“Si la guerra se alarga, seguramente habrá actividades bélicas allí”, dijo.

“La semana que viene necesitaremos más serenidad”, enfatizó Orbán, y añadió que Hungría debe estar preparada para poder afrontar las consecuencias de una posible prolongación de la guerra.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.