falsos positivos
Los imputados reconocieron su responsabilidad y aportaron verdad completa, dijo la JEP. Foto: Cortesía El País

Un grupo de 11 militares, entre ellos el general retirado Paulino Coronado, reconocieron su responsabilidad y aportaron “verdad completa” en el caso que les sigue la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) sobre “falsos positivos”, por lo que son elegibles para que el alto tribunal les imponga “sanciones propias”.

La Sala de Reconocimiento de Verdad de la JEP presentó a los 11 imputados por los crímenes de guerra y lesa humanidad que fueron cometidos en el departamento de Norte de Santander (fronterizo con Venezuela) para que se les imponga una “sanción propia” como parte del Caso 03, que investiga “asesinatos y desapariciones forzadas presentadas como bajas en combate por agentes de Estado, conocidos como ‘falsos positivos'”.

En su primera “Resolución de Conclusiones, en la que determinó que los imputados reconocieron su responsabilidad y aportaron verdad completa, detallada y exhaustiva”, señaló que los 11 militares “son elegibles para la imposición de una sanción propia”.

“Verdad completa”

Además del general Coronado, fueron “remitidos por la Sala para la imposición de sanciones propias” los coroneles retirados Santiago Herrera Fajardo y Rubén Darío Castro Gómez, antiguos comandantes de la Brigada Móvil 15, y el coronel retirado Álvaro Diego Tamayo Hoyos, que fue jefe del Batallón de Infantería No. 15 ‘General Francisco de Paula Santander’ de Ocaña.

También aparecen los coroneles retirados Gabriel de Jesús Rincón y Juan Carlos Chaparro Chaparro, así como el capitán retirado Daladier Rivera Jácome; los sargentos segundos retirados Rafael Antonio Urbano Muñoz y Sandro Mauricio Pérez Contreras; el cabo primero Néstor Guillermo Gutiérrez Salazar y el tercero civil Alexander Carretero.

Durante el proceso se esclareció “la verdad sobre las dos modalidades del patrón criminal”, así como los aportes de los militares permitieron conocer “la conformación de las organizaciones criminales que se enquistaron al interior de las respectivas unidades militares”, entre otros.

Al contrastar la información, la Sala de Reconocimiento concluyó que lo dicho por los imputados es coherente “con los rangos y cargos” que tenían y “fueron de utilidad para comprender el rol que cada uno de ellos tuvo” en “la configuración del patrón macrocriminal”.

El caso ahora pasa al Tribunal para la Paz, que “deberá definir la situación jurídica de los comparecientes incluidos en esta Resolución y la sanción propia que corresponda”.

“En los próximos seis meses, la Sección tendrá que hacer una evaluación de la resolución de conclusiones, verificando la correspondencia entre las conductas reconocidas, su calificación jurídica, los responsables y las sanciones, y emitir la sentencia correspondiente, que podrá ser apelada ante la Sección de Apelación de la JEP”, agregó la información.

Falsos positivos

Con la macabra práctica de los “falsos positivos”, que comenzó en los años 90, miembros del Ejército reclutaban a campesinos y jóvenes pobres con promesas de empleo y, una vez los convencían, los trasladaban a distintos lugares del país donde los ejecutaron a sangre fría y luego los presentaban como guerrilleros muertos en combate.

La JEP ha manifestado que las víctimas de los “falsos positivos” en Colombia ascienden a 6 mil 402.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.