Cédulados con números sobre 22 millones tienen dificultades para renovar el documento de identidad. (Foto Referencial)
COMPARTE

La gente se queja y con razón. Tramitar una cédula de identidad en estos tiempos, se ha vuelto una misión imposible de cumplir. La Misión Identidad, que tanto éxito tuvo hace unos diez años atrás, cayó en picada.

En Valencia la población tiene poca opción para gestionar su principal documento de identificación. La oficina más nueva del Servicio Administrativo de Identificación Migración y Extranjería (Saime), ubicada en la torre Principal de la avenida Bolívar, exhibe un aviso que indica que no se están sacando cédulas por fallas en el sistema.

En la oficina principal de Los Colorados, se le indica al interesado que sólo se está modificando datos o cambiando de estado civil. Al que vaya por renovación lo remiten a la dependencia del Saime en la avenida Bolívar, que como dijimos no está funcionando. Otra opción es en la antigua sede de la alcaldía de San Diego, en el municipio del mismo nombre, pero cuando el ciudadano llega allí, le dicen que tienen tiempo sin tramitar este documento.

No se sabe con exactitud en tiempo que debe esperar un ciudadano para recibir la cédula. (Foto Angel Chacón )

La sugerencia del funcionario que atiende, es que el interesado vaya a la Av Bolívar , a Los Colorados, Los Guayos o a la oficina del centro comercial Big Low Center. Esta última dependencia es donde se está tramitando la cédula.

Como es de imaginarse, el número de personas interesadas en obtener su cédula es muy alto.

Mirna de Sarmiento estuvo allí después de recorrer todas las oficinas del Saime, incluyendo la de La Candelaria, según dijo, pero en ninguna parte la atendieron por falta de materia.

En el Big Low le recomendaron que fuera a las seis de la mañana para atenderla, pero le advirtieron que no hay material para plastificar el documento. Debe obtenerlo por su cuenta.

La angustiada dama se retiró del lugar a prepararse para volver al otro día, pero sabe que no podrá llegar a las seis porque tendrá un gentío por delante. Según dijo irá a las cuatro de la madrugada, a pesar del riesgo que eso representa.

La mujer manifestó que es ilógico que no haya material para elaborar la cédula de identidad, cuando todavía se realizan los operativos para obtener el Carnet de la Patria en todos lados, cuya materia prima de confección es mucho más cara.

“Por eso es que el país está así”, comentó la señora.

CÉDULA CON NÚMERO SOBRE 22 MILLONES

Contentos estaban los muchachos que sacaron su cédula de identidad hace 10 años en los operativos especiales que montó el gobierno.

No obstante ahora la mayoría de ellos se encuentra con el inconveniente de que no se puede renovar este documento en su ciudad, porque la partida de nacimiento y demás datos filiatorios, deben enviarse a Caracas para una posterior verificación.

Una joven de 21 años, quien prefirió no identificarse para que no le sigan retrasando la entrega de la cédula, aseguró que en noviembre de 2015 acudió a la oficina de San Diego a tramitar el documento. La indicaron que a los 20 días debería regresar con la original de la partida de nacimiento. Lo hizo y ese mismo día le volvieron a tomar la impresión de las huellas.

Le recomendaron que volviera en 20 días después para retirar su cédula. Cuando fue le sugirieron esperar otros 10 días. De eso ya ha pasado más de un año.

El argumento que le dan los funcionarios a cargo, es que hay personas que tienen más de dos años esperando por su cédula. Le sugieren que se vaya a Caracas.

Si esta es la recomendación que le dan a todos los ciudadanos que pasan por este problema, hay que imaginarse lo que representa para los habitantes de Amazonas, Bolívar u otros estados lejanos a la capital.

Quienes acudieron a los operativos lo hicieron confiados en que los montaba el Gobierno. No obstante en la avenida Bolívar, un funcionario que no está autorizado para declarar, señaló que presuntamente la data de las cédulas de 22 a 27 millones, no entró al sistema y por eso hay que verificar de nuevo los datos.

Este argumento resulta a todas luces irreal, porque jóvenes con número de emisiones de esa cantidad de millones  aparecen registrados en el Consejo Nacional Electoral, y de hecho han votado.

Un señor que se identificó como Camilo Fernández, dijo que en esa situación está su hijo con cédula 24 millones. El documento se le venció y está próximo a cumplir un año esperando que le llegue. Sin su cédula vigente no puede abrir cuentas bancarias, ni cobrar cheques. Tampoco puede comprar productos a precios regulados. Está dependiendo económicamente de su padre por esta misma situación.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.