COMPARTE

Una de los pecados más graves que puede haber en la historia es politizar los hechos históricos, sacarlos de contexto y manipularlos con fines distintos a la difusión del conocimiento de una ciencia social como ésta.

Resulta insólito que en plena era modera tengamos que ver y escuchar tantas falsedades sobre definiciones y hechos históricos por parte de quienes manejan éste mal llamado socialismo.

En primer lugar está la palabra “Oligarquía” con la cual el gobierno ha pretendido llamar a toda aquélla persona que por un lado no comparta sus criterios ideológicos y por otra que tenga un estatus de vida que pueda ser calificado como “Clase Media”.

Sin embargo, de acuerdo al diccionario Oligarquía significa: “Una forma del gobierno en las que el poder está en manos de muy pocas personas”.Ahora, después de leer esto usted se podría preguntar ¿Quiénes en Venezuela reúnen esa condición? , ¿Acaso es la Sociedad Civil?…las respuestas todos las sabemos.

quien disponía de bienes de fortuna podía tener esclavos y Zamora los tuvo

El otro tema que quiero traer a la discusión es el escándalo que se ha formado con la figura del Gral. Ezequiel Zamora, personaje éste del Siglo XIX que la revolución ha tomado como uno de los modelos ideológicos a seguir y que ello representa una gran contradicción a los postulados del Socialismo. Uno de los dos aspectos que vamos a explicar es que Zamora fue un gran defensor del Federalismo y las autonomías de las regiones y en cambio el actual gobierno ejerce un sistema centralista y asfixiante. Y el otro punto que es contrario al Socialismo es la tenencia de esclavos y es que para la época quien disponía de bienes de fortuna podía tener esclavos y Zamora los tuvo.
Para demostrar este punto vamos recordar que en El Reglamento de la Ley de Abolición de la Esclavitud que fue promulgado por el Presidente Monagas, el 30 de marzo de 1854 hay una normativa jurídica que lo divide en varias secciones: 1ª de las Juntas y los reclamos; 2ª. de los tesoreros y de sus cuentas y 3ª de las contribuciones.

En su apartado sobre la indemnización de los propietarios, sería de acuerdo con una tarifa que fijaba los precios de los esclavos considerados como una mercancía, entre 50 pesos para los recién nacidos y 300 pesos para el esclavo sano e industrioso de 39 años de edad. A partir de esta edad, bajaba el precio del esclavo hasta cinco pesos para los esclavos viejos de 65 años.

Como consecuencia de la indemnización acordada por ésta ley, los propietarios recibieron del gobierno su respectiva indemnización. Lo que quiere decir que con la libertad de los esclavos ninguno de sus dueños salió perjudicado económicamente.

Estos hechos explican el buen recibimiento que tuvo la medida entre los propietarios. Y cuando la noticia llegó a Guayana en el mes de abril el Diario de Avisos reportaba que entre cohetes, música, toros, te deum y un baile ofrecido por el gobernador de Guayana, Ezequiel Zamora.

Y el 4 de junio de 1854, según la relación que existe en el Palacio de Gobierno de Guayana, comparece ante la Junta de Abolición, en Ciudad Bolívar, Ezequiel Zamora, con su carpeta llena de documentos que lo acreditan como dueño, señor y amo de Juana, y Nieves, esta última tarifada en 300 pesos y los manumisos Francisco María Castillo de 7 años y Candelario de 16, Bonifacio de 15 años, Rafaela de 5 y Jacinto de 15.

La Junta rechazo a los tres últimos, Bonifacio, Rafaela y Jacinto, según la documentación del registro Subalterno, porque el General Ezequiel Zamora, carecía de la documentación respectiva, que lo acreditaba como amo de los tres esclavos.

Es este el hombre que años después enarbolaba la bandera de los HOMBRES LIBRES!
Concluimos entonces como el principio que la Historia es una Ciencia Social seria y por más que trate de desvirtuarse siempre las mentiras serán derrumbadas, máxime cuando ya existe la digitalización de documentos y el resguardo de los mismos en lugares seguros para evitar la reedición de aquélla política denominada “Acción contra el espíritu Anti alemán” que tuvo su punto culminante el 10 de mayo de 1933 con la gran quema de libros en todo el país.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.