Novak Djokovic fotografiándose junto a aficionados en Belgrado, Croacia. / Foto EFE

Las ganas de recuperar la forma y de volver a competir después del parón por la crisis del coronavirus marcó la puesta en marcha del torneo benéfico de Belgrado, distinguido por la presencia de alguno de los mejores tenistas del circuito, como el austríaco Dominik Thiem, tercero del mundo, o el alemán Alexander Zverev, séptimo.

Las medidas para evitar contagios fueron ignoradas por el público de Belgrado, que pobló las gradas del recinto y que no respetó, ni siquiera, la distancia de seguridad en el evento organizado por el número uno del mundo Novak Djokovic y que recorrerá varios países de los Balcanes.

En una primera tanda de cuatro partidos, en un formato de dos sets a cuatro juegos, con 28 grados de temperatura, sol y viento, el búlgaro Grigor Dimitrov superó al serbio Lajovic (4-3(2), 3-4(3) y 4-1), mientras el bosnio Damir Dzumhur tuvo que abandonar ante Thiem por molestias en la pierna.

Djokovic se impuso por un doble 4-1 a su compatriota Viktor Troicki y Zverev ganó al serbio Filip Krajinovic por 0-4, 4-3(5) y 4-3(2), en un partido igualado hasta el último momento.

“El mejor de la historia”

“Estuve muy a gusto en la cancha”, declaró tras su primer partido Djokovic, quien agradeció a todos los jugadores, que participan gratis, que hayan acudido a Belgrado para inaugurar un tornero que seguirá luego por Croacia y se clausurará en Sarajevo (Bosnia), el 5 de julio.

Su entrenador, el extenista Goran Ivanisevic, se mostró contento con el desempeño del jugador en su primer partido tras la pausa obligada por la pandemia. “Es el mejor tenista de todos los tiempos”, resumió el preparador en declaraciones a los medios.

Ivanisevic adelantó que en la siguiente escala del tornero, los días 20 y 21 en la ciudad croata de Zadar, se jugará en un estadio con capacidad para 9.000 personas para el que, en principio, sólo se pondrá a la venta el 25 % del aforo para respetar la distancia de precaución.

Pocas mascarillas y distancia

Para acceder este sábado a las gradas, el público tuvo que caminar por una alfombra impregnada de desinfectante y se repartieron a la entrada mascarillas, que pocos usaron. Tampoco se respetó, en general, la distancia de seguridad que exigen las autoridades.

El uso de mascarillas no es obligatorio en los espacios abiertos, pero sí recomendado cuando no se puede mantener la distancia.

El gobierno serbio permite ya eventos deportivos con público, aunque con espacio entre los espectadores, y ha levantado las restricciones de acceso al país, donde impacto de la pandemia ha sido moderado, con sólo 2.175 contagios y 252 muertos.

Thiem opinó que este evento, cuyos ingresos irán a varias ONG, es una buena oportunidad para los jugadores, ya que “los torneos reales no se reanudarán por un tiempo todavía”.

El “Adria Tour” se juega según el sistema “liguilla”, de todos contra todos, en dos grupos de cuatro jugadores cada uno, y la final se disputará entre los dos mejores.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.