foto referencial

Un padre de familia murió baleado en el municipio Diego Ibarra, al intentar escapar de unos delincuentes que pretendían despojarlo de su vehículo.

El hecho ocurrió en el barrio Cujizal y la  víctima fue identificada como Jessiel Ojeda de 26 años, quien dejó en la orfandad a un hijo.

Familiares que se encontraban en los alrededores de la morgue de Valencia, relataron que Ojeda se ganaba la vida trabajando como mecánico en un taller y el lunes en la noche fue a Cujizal a darle la cola a un compañero de trabajo.

Luego de dejar a su amigo intentó regresar a su casa, pero en el camino se le atravesaron varios antisociales para quitarle su carro. El joven intentó huir del lugar, pero al rodar unos cuantos metros los delincuentes le dispararon al carro y una de las balas lo alcanzó en la espalda.

Esto ocasionó que perdiera el control del vehículo por lo que se estrelló contra un kiosco. Los malhechores huyeron corriendo, mientras unos vecinos socorrían a Ojeda. Lo llevaron al hospital de Mariara pero murió a los pocos minutos de su ingreso.

MUERTO EN LLENADERO

En el llenadero del barrio 26 de Marzo, en la parroquia Miguel Peña de Valencia, fue localizado el cuerpo sin vida de un hombre que presentó una herida por arma de fuego en el pecho.

Fue identificado como Luis Emilio Aldana de 59 años, cuya ocupación y residencia se desconocen. Funcionarios del Cicpc investigan si el asesinato se cometió en el llenadero o el cuerpo fue dejado allí.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.