Foto: Archivo
COMPARTE

El lugar de nacimiento fue Louisville  Kentucky. El día que llegó al mundo el mejor boxeador de la historia fue el 17 de enero de 1942 en medio de muchos conflictos politicos y sociales. Entre ellos la segunda guerra mundial y la lucha por los derechos civiles de la raza negra en los Estados Unidos de Norteamérica. Nació Cassius Clay.

Fue descubierto por Joe Martin, oficial de policía quien presentó la denuncia del robo de la bicicleta del histórico boxeador cuando tan solo tenía 12 años. Al ver la  reacción de ira y de amenazas a los bandidos, que nunca pudo encontrar, le sugirió ir a su academia de boxeo para recibir aprendizaje.

Inicios del boxeador en su ciudad natal/ Foto: Archivo

Cassius Clay su nombre de nacimiento. Su rendimiento escolar no era bueno, de hecho fue una de las formas de reírse de sí mismo una vez llegó a la cima en el boxeo. El éxito en su carrera deportiva no es casualidad, desde pequeño comenzó acumular premios, ganó en seis ocasiones consecutivas el “Guante de oro de Kentucky”.

Para 1960 con 18 años participó en sus primeros Juegos Olímpicos en Roma. Ahí logró su primer campeonato en un gran escenario, sin embargo es tomado con un titulo “amateur”. Cuatro años después, luego de dar el salto a profesional, obtuvo su primer campeonato mundial The Ring, WBA & WBC, tras vencer a Sony Liston en siete asaltos.

Cassius Clay el “rey de Roma”/ Foto: Archivo

Al obtener el título mundial y exclamar sobre el ring “soy el rey del mundo” Cassius decidió cambiar su nombre a Cassius X, en honor al líder revolucionario de la minoría negra en Norteamérica. Al siguiente día, el jefe del movimiento Isalam  Elijah Muhammad, le concedió los dos prestigiosos nombres que se les daban a muchos de los musulmanes convertidos: Muhammad (el que es digno de alabanza) y Ali. Nombre que aceptó porque -Clay era un apellido de esclavo que él no había escogido-

Liston venía de arrebatarle en título en 1962 a Floyd Patterson tras noquearlo, en el 63 se dio una revancha y también lo sentenció en el primer asalto. Ali tras ser el mejor del peso pesado, aceptó una segunda pelea contra Sony y lo derrotó en el propio primer asalto.

Ratificó su campeonato con sus ideales

Tras demostrar que era el mejor pugilista de la época y en medio de los continuos conflictos que habían, la guerra de Vietnam y la lucha por los derechos civiles en Estados Unidos. El ejército norteamericano en abril de 1967 convocó al pelador a sus filas para ir a la batalla con Vietnam, Ali se negó. El 28 de ese mes, fue despojado de su campeonato mundial y su licencia de boxeador.

El 20 de junio el Tribunal de Houston lo condenó a cinco años de prisión y 10 mil dólares de multa. Desde ese momento comenzó  un periodo de tres años y medio alejado del boxeo. Pese a intentos de personalidades negras para encontrar una solución, siempre se negó a  retractarse, convencido de que cuando volviera a boxear recuperaría la corona “que no me pudo arrebatar nadie en el ring”. 

Portada de diario en Houston/ Foto: Archivo

Estuvo en libertad bajo fianza mientras presentaba apelación. Cuando fue ratificada la condena, acudió al Tribuna Supremo de Estados Unidos.  Ali, siempre provocador, manifestó: “Será un buen entrenamiento si tengo que cumplir prisión por haber evadido el servicio militar”.

El boxeador comenzó así a viajar por el país, a visitar escuelas y universidades para llevar un mensaje en contra de la guerra. Ali que no era tan querido por la sociedad empezó a ganar el respeto y aprecio de la misma, tras su movimiento en pro a la paz, sumado a la lucha que siempre apoyó por los derechos civiles de la raza negra.

En septiembre de 1970 se le retiró la suspensión y fue devuelta la licencia para boxear. Muhammad Ali regresó al ring en octubre de ese año y consiguió dos victorias.

Las grandes peleas

Unos meses después perdió él la pelea por el título contra Joe Frazier el 8 de marzo de 1971. El 28 de junio de ese mismo año, el Tribunal Supremo anuló la condena contra Ali. Tres años más tarde, le ganó una revancha a un Fraizer ya desposeído del cinturón y el 15 de Febrero derrotó a George Foreman en ocho asaltos y recuperó el campeonato mundial.

En 1975 ganó cuatro combates para ratificar su campeonato, el ultimo fue la tercera pelea ante Joe Fraizer. Esa pelea fue considerada “la pelea del siglo” y desde ese entonces Ali fue nombrado “El más grande”.

Antes de hablar del combate hay que mencionar que la relación entre Fraizer y Ali era buena algunos años antes. Joe apoyó a Muhammad durante su conflicto por negarse a participar en la guerra. Ademas, Fraizer tomó en el 67 el campeonato de peso pesado que estaba vacío tras ser retirado de Ali, cuestión que generó controversia en los aficionados, quienes se manifestaron con pancartas expresando que el de Kentucky era el único campeón.

Previo al primer combate, la actitud de Ali cambió. Dijo que su rival no era listo ni inteligente, además le llamó “tío tom”, adjetivo negativo en ese entonces para la raza negra, pues sugiere que más allá del color de piel, el pensamiento era racista. De hecho en una entrevista, Ali se preguntó: “Por qué insiste en llamarme Cassius, si incluso su lado más blanco sabe que no es mi nombre”.

Desde ahí su relación personal cambió y cada pelea fue generando mas discordia entre ambos peleadores. “The Thrilla in Manila” Suspenso en Manila en español, la capital de Filipinas era victima del gobierno dictador de Ferdinand Marcos, quien junto a su esposa Imelda Marcos hicieron pasar miserias al pueblo asiático.

Las protestas sociales en 1975 iban en forma creciente. El sistema de gobierno era débil y una batalla entre el campeón actual de peso pesado y un Joe Fraizer que había dominado el circuito por unos años, era un pañito de agua caliente ante la situación. El primero de octubre era la fecha para el combate.

En la previa hubo insultos. Ali se presentó en el lugar de entrenamiento de Fraizer y se burló de él, ademas lanzó una silla e hizo crecer la atención por el enfrentamiento. La épica batalla entre dos boxeadores se llegó a nombrar como una guerra. 14 rounds bastaron para que se convirtiera en una de las mejores peleas de la historia, intercambio de golpes que terminó con Fraizer retirado y “The Greatest” volvió a ganarle a su máximo rival. De esa forma, se despejó la duda sobre quien era el mejor de la categoría, Ali acabó con el “gorila” en Manila.

 

El momento en el que la esquina de Fraizer decide no dejarle pelear porque estaba prácticamente sin visibilidad y en contra de su voluntad de continuar en el ring, también fue un instante en donde Muhammad le pidió a su cuerpo que pararan la pelea. Habían sido 14 rounds de dar y recibir sin cesar, Joe atacó constantemente el cuerpo de Ali y eso generó que se debilitara con el pasar de la pelea. Finalmente fue Eddie Futch quien anunció que su pupilo no iba a continuar.

Otras seis victorias entre el 76 y 77. Fueron varios los intentos por destronarlo, sin embargo “el más grande” resistió. El 15 de febrero de 1978 llegó la tercera derrota en su carrera. Leon Spinks fue el encargado en quitarle el titulo a Ali tras un combate que terminó en decisión dividida.

Siete meses después la corona volvió al rey. Repitieron 15 rounds pero esta vez la decisión fue unánime para el oriundo de Kentucky. Ali anunció su retiro profesional del boxeo a todos los medios el 26 de junio de 1979. Dos años más tarde insistió ante las recomendaciones de no seguir peleando y consiguió una batalla con Larry Holmes.

Holmes, siete años menor, campeón de la CMB y con una marca de 35-0 llegó al combate diciendo que Ali siempre fue su favorito. Pese a eso, el destino de la pelea fue otro. Larry dominó en 10 rounds a un Muhammad que fue retirado por su esquina, estaba en sus últimos años y no tenía el ritmo de su rival.

Un año más tarde tuvo su ultima pelea y su sexta derrota. La irreverencia del boxeador lo llevó a un regreso forzado. Trevor Berbick aprovechó el 11 de diciembre de 1981 la situación y pudo vencerlo con decisión unánime. Un día después se consagró el retiro definitivo del pulgilista más importante de la historia, por sus peleas épicas y por lo que significo social y culturalmente.

En 1984 fue diagnosticado con Parkinson y su carácter lo llevó a hacer mas difícil la enfermedad para sus familiares. El orgullso boxeador se negó a tomar medicamentos por un tiempo y no quiso aparecer públicamente para “no dar lastima”.

Doce años más tarde uno de los episodios mas significativos en la historia de las olimpiadas. Atlanta 1996 recibió el magno evento deportivo y el icono estadounidense fue el encargado de encender la antorcha.

 

En 2012 tuvo una reaparición en otra cita olímpica. Londres fue el escenario que se emocionó al ver al campeón mundial portar la bandera con su dificultad al caminar y su enfermedad bastante avanzada. El tres de junio de 2016 falleció a sus 74 años por causas naturales no especificadas en un hospital de Phonix donde fue internado días anteriores por dificultades respiratorias.

Aparición en Londres 2012/ Foto: Archivo



Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.